cuadro lumbar

15 / Junio / 2021

El cuadro lumbar se extiende desde la parte posterior de la cadera hasta la 12ª costilla. La contractura de dicho músculo suele ocasionar dolor, impidiendo que éste llegue a su longitud normal. Este dolor no va necesariamente a concentrarse en la zona afectada, sino que puede general un dolor persistente en otras zonas adyacentes como por ejemplo en los glúteos y, algunas veces (aunque pocas), en la zona abdominal. Lo más habitual es que notes dolor en la zona lumbar, en ambos lados o sólo en uno, que tengas dificultad al dormir, que sufras cierta limitación de movimientos, e incluso que te duela al estar de pie. También es habitual que las personas que trabajan mucho tiempo con la espalda inclinada hacia delante sufran este tipo de problemas.

El cuadro lumbar se puede contracturar al levantar un objeto pesado, al realizar un movimiento brusco de la espalda, o debido a que realizamos malas posturas, incluso al dormir si tenemos un colchón que es inadecuado.

Cuando nos tumbamos en el suelo boca arriba con las piernas dobladas, solemos notar alivio.

La contractura del cuadro lumbar puede ocasionar dolor en la zona por donde transcurre el nervio isquiático, provocando un dolor que se desplaza a través de la pierna. El médico valorará si hay un problema vertebral y, cuando no lo hay, el masaje del glúteo menor y el cuadro lumbar son una excelente alternativa para resolver el problema.

No cabe decir que el estrés emocional también puede afectar al cuadro lumbar, al igual que en la musculatura general.

En mi consulta, el cuadro lumbar se trata con Tuina, quiromasaje profundo, calor especial con lámparas TDP y el trabajo con ventosas. En el caso de las ventosas, siempre y cuando tengamos previamente un diagnóstico del médico que nos descarte cualquier tipo de problema vertebral o del sistema nervioso. Los resultados suelen ser buenos, y la persona suele recuperarse con facilidad.



Comparte este escrito: