>

Virus

Dos visiones distintas y complementarias



virus
Compartir artículo:



Virus: ¿Qué son? Las infecciones agudas respiratorias se deben según la Medicina Occidental a invasiones del cuerpo por bacterias o virus. La Medicina China, tiene en cambio un enfoque distinto debido a que en la antigüedad se desconocía la existencia de dichos microorganismos. Por ello, considera las enfermedades respiratorias agudas como una invasión de Viento u otros factores patógenos climáticos. Pero vamos primero a repasar así por encima lo que nos dice primero la Medicina Occidental.


Virus, ¿qué son?

No todos los virus son malos y perjudiciales...

Se trata de u complejo de partículas moleculares formadas por un núcleo central compuesto de ácidos nucleicos (ya sea de RNA o DNA) y una cubierta de proteínas. Los virus no tienen un metabolismo propio para poder obtener energía por ellos mismos, ni elementos que les permitan reproducirse. Por ese motivo, penetran en las células. Una de las diferencias más notables entre un virus y una bacteria es que esta última sí posee una estructura celular completa, cin lo cual puede reproducirse por ella misma.

La mayoría de los virus provocan infecciones de muy baja intensidad y de la que ni nos damos cuenta. Pero algunos de ellos pueden afectar a los órganos internos y provocar patologías muy graves en nuestro organismo. Además, aunque existen fármacos que interfieren en la multiplicación del los virus, tienen el inconveniente de que si se utilizan en las dosis adecuadas para que sean efectivos también pueden llegar a ser tóxicos para el organismo. Aquí, el médico es quien valorará su utilización.



¿Quedamos inmunes?

La cantidad de virus y su reacción, claves para la inmunidad futura.

contagio
Cuando un virus concreto ataca nuestro organismo, nuestro sistema defensivo produce anticuerpos. Para que tras superar la enfermedad la persona quede inmune a dicho virus, es necesario que haya habido el ataque de una buena cantidad de dichos virus y que nuestro sistema inmune no esté disminuido. De lo contrario, podríamos volver a sufrir la misma enfermedad más adelante. Hay algunas excepciones como el virus del herpes o de aquellos que van mutando (como es el caso del virus de la gripe).





Interferón
acupuntura
El interferón es una sustancia natural que impide la multiplicación de los virus, ayudando así a las células del cuerpo que todavía no han sido infectadas. Para que actúe de forma eficaz, hay que administrar dosis muy elevadas, quizá por ello, su uso es estrictamente en casos muy concretos. Además, el interferón se obtiene del suero de personas convalecientes de una afección viral, y las cantidades que aportan éstas son muy escasas. Aunque la tecnología de hoy en día cambiará seguramente todo esto…



Medicina China:

Una nueva visión de los virus...

La Medicina China sostiene que un factor patógeno externo invade el cuerpo cuando hay un desequilibro entre el factor climático y el Qi del cuerpo. Por eso, mientras que la Medicina Occidental trabaja sobre el aspecto externo de la patología, es decir: el virus o la bacteria, la Medicina China pone su atención en el desequilibrio que hay entre la enfermedad y el Qi del cuerpo. Por esa razón, la Medicina China es tan eficaz en la prevención de muchos de estos ataques al inicio, ya que fortalece el Qi del cuerpo.

En la antigüedad se formaron diversas escuelas especializadas en estudiar este tipo de patologías. La más conocida fue la Escuela Wen Bing denominada: “Escuela de las Enfermedades Calientes”, ya que la mayoría estas enfermedades se producen por un ataque de Viento-Calor. ¿Qué patologías provienen del Viento-Calor? Pues la gripe, la rubeola, la varicela, la meningitis, la polio, el síndrome respiratorio agudo…




Epidemias:

La cantidad de virus y su reacción, claves para la inmunidad futura.

epidemia
Lo interesante es, que incluso la Escuela de las Enfermedades Calientes aceptó que algunos de estos factores patológicos eran tan virulentos que incluso dependiendo de la fortaleza del Qi, podían atacar al cuerpo de una persona sana: adultos, niños o ancianos, y caer enfermos por docenas. Esto, que está documentado en escritos antiguos, nos descubre que ante su desconocimiento, se aceptó la idea de que algunos de estos factores podían ser infecciosos y atacar a poblaciones enteras.

Otro factor curioso a destacar es que dicha escuela contempló que dicho factor patógeno externo que ellos denominaban Viento-Calor, solía entrar por medio de la nariz y de la boca, y no a través de la piel como sí hace el Viento-Frío. Además, dentro de las enfermedades por Viento-Calor, diferenciaron las que lo que eran por enfermedad caliente y las que no lo eran. Así, consideraron Viento-Calor por enfermedad caliente aquellas que he mencionado anteriormente, y el resto como las de Viento-Calor sin ser enfermedades calientes.




Síntomas de las enfermedades por Viento-Calor

Fiebre, escalofríos, dolor de garganta, amígdalas inflamadas, malestar general, cefaleas, tos, estornudos, goteo nasal con secreciones amarillas, orina ligeramente oscura, bordes de la lengua ligeramente rojos… Si el factor patógeno no se expulsa en la fase inicial, penetrará en el interior y mostrará síntomas extremos de Calor interno. Habrá fiebre, debido a la lucha del Qi del cuerpo contra el factor patógeno; y ya en el interior atacará a los órganos, principalmente al Pulmón y al Estómago.

Como curiosidad deciros que la palabra Viento escrito en chino, contiene el carácter de “insecto”, haciendo referencia a pequeños organismos que invadían nuestro organismo.




La acupuntura: ¿Una solución?

Una cosa es prevenir, y otra muy distinta curar.

Cuando hablamos de que alguien se está resfriando, la acupuntura es una terapia que puede beneficiarnos y mucho. Sobre todo porque estamos hablando de una enfermedad externa que inicia su ataque hacia el interior y que suele ser por Viento-Frío. En cambio, ante un ataque de Viento-Calor, la Medicina China sólo puede paliar algunos de sus síntomas y en una fase inicial. Por ello, siempre que haya fiebre y un malestar pronunciado, como falta de respiración, hay que visitar al médico lo antes posible.



Medicina occidental:

Aunque la Medicina China tiene muy buenos resultados para muchos desequilibrios, debemos ser conscientes de la gran importancia que merece también la Medicina Occidental. Realizar un buen diagnóstico, localizar e identificar el virus o la bacteria causante de los síntomas y hacer un buen tratamiento es imprescindible, y esto, debe realizarlo un buen médico. Luego, las terapias naturales puede apoyar o acompañar al tratamiento para que su efecto sea más notorio.


Xavier Turell Nebot

Virus: dos visiones distintas



Sígueme en las redes sociales

Puede interesarte: