Migraña y cefalea

Un desorden neurológico que se manifiesta con dolor de cabeza intenso



migraña
Compartir artículo:



La migraña y la cefalea tensional son dos causas frecuentes de dolor de cabeza. Solemos decir que se trata de un problema tensional cuando el dolor afecta a la zona entre las sienes y se extiende hacia el cuello. En cambio, cuando el dolor suele ser más bien punzante y va predecido de otros síntomas como problemas visuales, luces… se trata más bien de una migraña. El problema es que hoy en día, nuestra sociedad vive víctima de una tensión excesiva y constante que repercute sobre estos factores de forma inevitable. Y, además, cada persona siente este tipo de dolor de un modo distinto y en un momento diferente complicando muchas veces su diagnóstico. En este artículo, os expongo toda la información que he creído más interesante con la finalidad, como siempre, de que sea de vuestro agrado.



¿Qué es la migraña?

Un síntoma neurológico que afecta a más de la mitad de la población

Se trata de un dolor de cabeza que va de moderado a severo y que puede durar horas, o hasta tres días consecutivos. Solemos encontrar el dolor sólo en una parte de la cabeza, siendo normalmente pulsátil (un dolor que aumenta y afloja). A veces, durante la migraña se suele tener náuseas y vómitos, si se practica actividad física el dolor empeora, y la luz y los ruidos suelen ser muy molestos. Los mecanismos que se encuentran involucrados en dichos episodios de dolor son alteraciones estructurales y funcionales que provocan una causa neurovascular, influida normalmente por una disposición genética del paciente.



¿Qué son las auras?

Un aviso que puede preceder a las migrañas

cefalea tensional
Se trata de síntomas neurológicos como ver áreas oscuras en el campo visual, luces, dificultad para hablar, hormigueos en los brazos o en las piernas, distorsión de sensibilidad… Hay que tener en cuenta que no todas las personas que sufren migrañas tienen auras. Además, estos síntomas suelen desaparecer por sí mismos y no suelen durar más de una hora, en tal caso, hay que acudir al médico de inmediato. También sabemos que por lo general, primero se suele tener auras, y luego la cefalea. Por eso, las personas que sufren migrañas saben cuando en proceso está a punto de iniciarse y tienen (con medicación apropiada) de frenarla a tiempo.



Síntomas más comunes:

No todas las personas tienen los mismos síntomas

Los síntomas más comunes de las migrañas sin aura son el dolor de cabeza y las náuseas. Lo más recomendable en estos casos será la quietud y el reposo. Podemos encontrar síntomas gástricos como hipo, eructos, o el vómito (en la mayoría de las personas, no en todas, el vómito agrava la cefalea). La sensibilidad a la luz es otra característica muy común en la migraña, del mismo modo que la intolerancia al ruido. Durante el ataque de migraña es frecuente orinar con mayor frecuencia, y algunas personas sienten un incremento de retención de líquidos o una sensación de inflamación..

Antes de tener un ataque de migraña, la persona tambén puede sentir: bostezos constantes, cambios en la función intestinal, escitación, depresión, regocijo, irritabilidad, extravíos mentales, sensación de hormigueo, sed, dificultad para hablar, hambre exagerada, energía fuera de lo habitual, cansancio, palidez, trastornos visuales, temblores…




Migrañas con aura:

Trastornos sensoriales que pueden suceder

Algunas personas se asustan, como es normal, cuando por primera vez tienen una migraña con aura y sienten que se quedan ciegos. En realidad, algunos pueden ver una mancha negra en su campo visual que poco a poco se va haciendo grande hasta ocupar la mayor parte de él. Esto se conoce como “escotoma”. Además, muchos pacientes se sienten confusos y con una sensación de entumecimiento que, casi siempre se manifiesta en un lado de la cara o en un brazo. Ver las cosas de forma distinta también forma parte de este tipo de migrañas, una taza más grande de lo que es en realidad, ver cosas que no están ahí, etc.




MIGRAÑA ROJA O BLANCA
acupuntura
Las personas que al sufrir migraña se ponen melancólicas o que se sonrojan debido a la ira tienen lo que algunos llaman “migraña roja”. Aunque lo más habitual es que la gente palidezca y parezca enfermo, con los ojos hundidos, etc. En estos casos, hablamos de “migraña blanca”. Es lo que en Medicina Tradicional China llamamos una migraña Yin (la blanca) o Yang (la roja).




Factores que las producen:

Son muchos los factores que pueden desencadenar una migraña

factores desencadenantes
El estrés es uno de los principales factores que puede inducirnos a sufrir migrañas, aunque es cierto que también hay un factor genético. El aroma de ciertos perfumes, del tabaco; algunos alimentos como el queso (debido a la tiramina), la comida china, los alimentos con grasa, los cítricos, el chocolate (aunque no está muy claro aún), las cebollas, los embutidos que contienen nitratos o nitritos y que contribuyen a dilatar los vasos sanguíneos (jamón, tocino, salami…), el marisco, la carne de cerdo, el alcohol, un exceso de cansancio o una causa hormonal (como sucede en el ciclo menstrual), también puede ocasionar episodios de migraña. Ten en cuenta que el episodio de migraña no se producirá en el momento de tomar un alimento activador, sino más bien cuando éste se encuentre durante el proceso digestivo, cuando el alimento ingresa al hígado y las enzimas lo procesan. De hecho, algunos médicos creen que aquí es donde se esconde el desencadenante de la migraña, es decir, al fallar dicho proceso químico se liberarían sustancias que dilatan las vasos sanguíneos del cerebro provocando la migraña.

Si queremos descartar que el origen de la migraña es alimenticio, debemos revisar lo que se ha ingerido 36 horas antes de una migraña; tras varios ataques, nos podría dar una idea de qué alimentos no deberíamos tomar.

Hay que entender que la migraña es un problema crónico que, en principio, no tiene cura, pero que sí podemos controlar. La medicación será necesaria en muchos casos y, el masaje o la acupuntura, pueden ser muy útiles (como veremos).

Algunas personas han observado que al andar sin antes haber comido lo suficiente les provoca ataques de migraña. Esto es debido a la reducción de los niveles de azúcar en sangre, (algo que puede podría suceder a algunas mujeres unos días antes del período menstrual). Recuerde que si sufres migrañas es imprescindible desayunar, y hacerlo bien.





LO QUE DEBES SABER:
acupuntura
Se han realizado estudios sobre los fluorecentes, demostrando que aumentan el ritmo cardíaco y que pueden contribuir a la agorafobia. Curiosamente, algunos expertos encuentran que la iluminación fluorescente podría provocar también dolores de cabeza porque el parpadeo interfiere con los movimientos normales de la vista. Es mejor, según ellos, utilizar luces que imiten la luz natural y a la luz fluorescente de alta frecuencia.

Algunas personas se relajan mucho cuando se dan un baño caliente, pero cuidado, podrían activar con facilidad los ataques de migraña.

Algunos médicos apuntan a que casi todas las personas que tienen migrañas tienen bajos niveles de azúcar. Cuando hay un exceso de insulina en el cuerpo se producen síntomas como mareo, debilidad, palpitaciones, sudor frío o doble visión. El cerebro se alimenta de la glucosa de la sangre. Si los niveles de azúcar bajan habrá más tensión nerviosa, ansiedad o depresión. Lo que la gente suele hacer entonces es tomar más azúcar pero, al hacerlo, se genera más insulina con lo que complicamos más la situación. Tomar un café (en estos casos) suele ser un buen remedio. Aún así, recuerda que hay que comer poco y más a menudo, mantener una dieta balanceada y asesorarte bien con un buen dietista profesional que trabaje conjuntamente con tu médico.

Otra cosa que hay que tener en cuenta es que los senos nasales no se encuentren obstruidos.

La tartrazina (E102), es un aditivo que se prohibió en Australia y en Estado Unidos debido a su toxicidad y que se sigue utilizando en España sin problema alguno para hacer pan, harinas, refrescos, quesos, pastas, productos de pescado... Se cree que podría ser un activador de la migraña en algunas personas y se debería tener en cuenta.




La migraña menstrual:

¿De verdad tengo migraña?

menstruación
La verdadera migraña menstrual se presenta regularmente entre dos días antes del sangrado y tres días después del inicio del sangrado. Es debida a los cambios hormonales durante la menstruación y la padecen un 10% de las mujeres. Ahora bien, hay otro tipo de migraña relacionada con la menstruación donde el ataque puede suceder también entre dos días antes del sangrado y tres días después, pero también en otras ocasiones. Además, en este segundo tipo de migraña habrá también otros síntomas relacionados con la menstruación como: retención de fluidos, tobillos inflamados, pechos sensibles,será más propensa a tener infecciones y alergias, etc. Muchas de estas mujeres son tratadas con terapias hormonales (que es lo que suele funcionar en el primer grupo expuesto) sin resultados positivos. En este caso, se deben tener en cuenta los cambios de azúcar en la sangre. En época del período intenta comer de forma más frecuente, en menor cantidad y alimentos sanos. Intenta mantener el estrés a raya, ya que un exceso de adrenalina moviliza las defensas del cuerpo y pueden activar un ataque repentino de irritabilidad, migraña, etc. El ayuno por la noche es a menudo otra causa de sufrir migrañas al despertar.



¿Cómo evitar la migraña o la cefalea?

Factores de activación y primeras actuaciones

Los desencadenantes pueden ser diversos y cada persona debe ir teniendo en cuenta los más básicos: saltarse una comida, la luz brillante, algún olor muy intenso, dormir más o menos de lo habitual, los cambios meteorológicos, la toma de algunos fármacos, el consumo de alimentos con nitratos (que encontramos en algunos colorantes y preservantes), el glutamato monosódico (congelados, sopas enlatadas…), la feniletilamina (quesos, el vino tinto) y la tiramina (chocolate). Los cítricos contienen sinefrina que también es, junto a la tiramina y a la feniletilamina, un amino vasodilatador. También hay que descartar que la persona no sufra (como ya he dicho antes) algún tipo de exceso de ansiedad o estrés, despresión, colon irritable…

Cuando sientas los primeros síntomas de migraña trasládate a una habitación silenciosa y a oscuras, cierra los ojos, y respira de forma lenta y profunda para relajarte lo antes posible. En fitoterapia, se recomienda tomar un par de veces al día una infusión de caléndula para combatir los síntomas. También es muy eficaz las infusiones con jengibre cuando van acompañadas de vómitos y náuseas (no usar jengibre si hay hipertensión, embarazo o úlcera gástrica). También podemos utilizar infusiones de romero, tila o verbena para inducir un efecto calmante. Recuerda que si tomas algún medicamento y quieres hacerte infusiones, deberás consultarlo antes con tu médico.





Lo que deberías saber:
acupuntura
La cefalea crónica es mucho más frecuente que la aguda y suele ceder de forma rápida con la toma de analgésicos. Cuando es muy frecuente e intensa, afecta la calidad de vida del paciente de forma drástica. La migraña es más frecuente en mujeres que en hombres (en edad adulta). Algunas personas que tienen cefalea realizan una excesiva toma de calmantes, que suelen llegar a producir todavía más cefalea. Siempre que tomemos medicación, recuerda que debe ser asesorada por nuestro médico.




¿Qué es la cefalea tensional?

No todo se reduce a la migraña

tensión
Se trata de un dolor u opresión leve que afecta a toda la cabeza y que afecta al 80% de las personas. Esta sensación puede durar media hora o incluso una semana, no empeorando al hacer ejercicio ni aunque haya ruido o una luz muy intensa a nuestro alrededor, ni tampoco produce vómitos ni náuseas. Aunque no se conoce del todo su causa, se sospecha que es debido a la tensión o contracción sostenida de la musculatura que rodea la cabeza y el cráneo. En realidad, a mayor estrés mental más tensión muscular vamos a encontrar en el paciente y, a mayor tensión o contractura muscular, menor riego sanguíneo.

La cefalea es una sensación de dolor que notamos cuando las venas, las arterias, las meninges, el cuero cabelludo o los músculos que lo recubren, son estimulados o irritados debido a diferentes causas. Podemos diferenciar las cefaleas como agudas (cuando son puntuales y escasas), o crónicas (cuando ya son recurrentes). Cuando el dolor de cabeza llega a ser muy intenso, empeora todavía más con los días, y es asociado con otros síntomas como: fiebre, cambios de personalidad, dificultad del habla o convulsiones, es imprescindible acudir de inmediato a nuestro médico. Recuerda que una cefalea aguda y grave, podría ser también una manifestación de otras enfermedades como por ejemplo la meningitis. Por eso, ante la duda, deberás visitar a tu médico.



Estrés y emociones:

El aspecto psicológico de las migrañas

Todos los ataques de migraña tienen factores reales y determinantes que los ocasionan, no aparecen de forma espontánea. Pero, lo que sí podemos observar es que otro factor desencadenante muy común es el psicológico, que va unido al factor estrés que ya hemos mencionado. De hecho, muchos de los pacientes con migraña afirman que los factores emocionales y la tensión tienen una enorme relevancia en la activación de un ataque. Vale la pena ser consciente de cuánto estrés llevamos encima, tanto en el trabajo como en el ámbito personal. Un psicólogo que nos ayude a gestionar mejor nuestras emociones y nuestro día a día, puede ser de gran utilidad en todos estos casos.




La presión arterial:
acupuntura
Muchas personas creen que el aumento de la presión arterial puede ocasionarles una cefalea o una migraña. En realidad, lo que sucede es que el propio dolor de cabeza provoca una situación de estrés en el paciente que hace que se tense a nivel muscular aumentando la presión arterial. Es decir, todo lo contrario de lo que inicialmente se creía. Hay que tener en cuenta que raras veces (hay alguna pequeña excepción) una hipertensión causa dolor de cabeza.




Tratamiento occidental:

Lo que tu médico podría aconsejarte

tratamiento
El diagnóstico se relaciona con la frecuencia, la severidad y la duración de las crisis. Para el tratamiento de las migrañas o de las cefaleas tensionales, existen dos tipos de tratamientos: los que se denominan abortivos (usados sólo cuando se produce el dolor), y los preventivos (que deben tomarse todos los días). La finalidad de un tratamiento abortivo es cortar el dolor en el momento en que aparece. Son recomendados para personas que tienen pocos ataques y que duran menos de doce horas. Para ello, hay que tomar la medicación justo al inicio del dolor y siempre utilizar las dosis que el médico te ha recomendado. Suele tratarse de medicamentos como los analgésicos comunes, los triptanes o la ergotamina; también se puede usar la aspirina, el ibuprofeno, el naxopreno, el paracetamol… Además, tu médico puede que te recete algún fármaco con metoclopramida o con cafeína para reducir el dolor o los vómitos.

Los medicamentos más utilizados normalmente en adultos (en niños es otra historia), suelen ser los betabloqueantes (propanolol, atenolol, algunos antidepresivos…), bloqueadores de los canales del cálcio, ácido valproico o topiramato. Pero recuerda, sólo debes utilizar los medicamentos con el consentimiento de tu médico, ya que una mala dosis o el hecho de automedicarse puede llegar a ser muy perjudicial para tu salud.





Curiosidad:
acupuntura
La directora de la Migraine Action Association, Jo Liddell, aconseja tomar tres vasos de agua de inmediato justo al tener la sensación de un ataque de migraña. Esto hace que los riñones trabajen al máximo y que, a menudo, eviten el ataque. El agua no debe ser muy fría. Muchas veces actuar por sentido común es la mejor solución. Si tiene sed, beba. Y si tiene hambre, coma; pero no coma chocolate, los carbohidratos y las proteínas ayudan a mantener el azúcar en la sangre a su nivel correcto.




Los probióticos:

La permeabilidad intestinal

Se han realizado varios estudios sobre la elación entre la microbiota intestinal y su influencia con el sistema nervioso. Ahora sabemos que las personas que sufren migrañas sufren con más probabilidad problemas intestinales, encontrando en ellos una mayor permeabilidad intestinal y una mayor respuesta inflamatoria. Por ello, los probióticos podrían actuar en mejorar dicha permeabilidad intestinal y mejorar la migraña, teniendo en cuenta un factor complementario como el mecanismo de serotonina que también puede ser beneficioso.



La serotonina:

La conocida hormona de la felicidad

serotonina
La serotonina es un neurotransmisor muy importante en las migrañas debido a que tiene un papel fundamental en la regulación del calibre de los vasos cerebrales (ya que en la mayoría de ellos produce una vasoconstricción). Cuando dicha función no funciona correctamente, los niveles de serotonina pueden disminuir, los vasos se dilatan y se produce la migraña. Es por esa razón que muchos fármacos para la migraña utilizan inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS).

El intestino es capaz de producir el 90% de la serotonina que tenemos, ¿qué sucede cuando nuestro intestino no la produce? Si los niveles de serotonina son bajos, habrá un agotamiento energético de las neuronas, y esto obligará a los pequeños vasos sanguíneos a producirla a través de la concentración plasmática. Y esto hará que haya menor riego sanguíneo sobre las terminales nerviosas y que se produzca el dolor. De ahí que sea tan importante tener una microbiota intestinal saludable para poder sintetizar y producir la serotonina necesaria. Cuando los valores de serotonina son bajos, es aconsejable la toma de probióticos para fortalecer la microbiota intestinal. Puedes encontrar más información en mi artículo: "La serotonina".



Últimos estudios:

Cosas que tal vez deberías saber

Aunque hay muchas alimentos o complementos que seguramente pueden beneficiarnos en el tratamiento de la migraña, se deben realizar todavía muchos más estudios al respeto. Aún así, voy a contaros algunos de los más importantes y que pueden ser esperanzadores. Recuerda, si vas a tomar algo, antes debes consultarlo con tu médico.

Riboflavina (vitamina B2): La Academia Americana de Neurología (AAN) llegó a la conclusión de que la riboflavina puede llegar a ser efectiva como tratamiento preventivo de las migrañas en adultos. En los estudios que realizaron, cada paciente tomó 400mg por día durante dos meses.

Magnesio: Más de 300 enzimas dependen del magnesio, y muchas de ellas tienen una relación directa con el cerebro. Los estudios que se han realizado sobre el magnesio y su relación con el tratamiento de la migraña (tanto en las crisis como en la profilaxis) son muchos y parecen beneficiosos. En dichos estudios se realizaron tomas de 600mg de citrato de magnesio reduciendo los ataques de migraña entre un 20% y un 45%. Como nota negativa, la toma de citrato de magnesio puede ocasionar en algunas personas irritación gástrica, por lo que se recomienda mejor el óxido de magnesio o formas queladas que se absorberán mejor y no producirán dichos efectos secundarios (no se debe tomar si hay colitis ulcerosa, fallo renal o dibertículitis).

Ácido alfa-lipoico: Se realizaron estudios relacionados con la ingesta de 600mg de ácido alfa-lipoico durante tres meses, dando como resultado una disminución de la frecuencia de ataques por migraña. Podemos encontrar ácido alfa-lipoico en el brócoli, las patatas, algunos hongos, espinacas o vísceras como el riñón o el hígado.




Cafeína, ¿sí o no?
acupuntura
Si usted tiene migrañas es mejor que no consuma cafeína, ya que es un excitante de nuestro sistema nervioso y podría empeorar la situación. Ahora bien, hay gente que deja de tomar café y resulta que tiene todavía más migrañas, ¿cómo puede ser? Según varios estudios, la cafeína constriñe los vasos sanguíneos. Cuando alguien toma mucha cantidad de cafeína todos los días (porque sin el café no puede vivir), lo que sucede es que el continuo consumo de ésta hace que los vasos sanguíneos se adapten a un semi estado de contracción continua. Cuando dicha persona retira la cafeína de su vida, esto provocaría que los vasos se dilataran y que hubiera más dolor de cabeza. Por ello, aquellas personas que han tomado siempre mucha cafeína y tienen migrañas, deben dejarla de tomar poco a poco o, (por el momento) no hacerlo.

Como curiosidad, ¿sabías que la cafeína se incluye a menudo en algunas combinaciones analgésicas para levantar el ánimo cuando uno sufre migraña?



Fitoterapia:

Nuestra gran aliada

remedios naturales
Ginko Biloba: Es uno de los mejores tratamientos naturales en cuadros agudos. Debería actuar a través de la modulación de glutamato y como un potente inhibidor plaquetario, dando buenos resultados en diversos estudios realizados.

Coriandrum sativum (cilandro): se trata de un aceite esencial extraido de los frutos secos que contiene linalool y geraniol con propiedades terapéuticas.

Citronela (cymbopogon ambiguus): El extracto de citronela puede aliviar el dolor de cabeza y la migraña tan eficazmente como la aspirina y el ibuprofeno. El eugenol, un componente de la planta, inhibe la agregación de plaquetas en la sangre y aumenta la liberación de serotonina de un modo similar a los fármacos. Así lo demuestra un estudio realizado hace ya varios años en la Universidad Griffith.

Aceite de lavanda: en algunas personas, realizar inhalaciones de aceite de lavanda durante 15 minutos al inicio de una cefalea reduce la severidad del dolor. El aceite de espliego, podría tener un efecto parecido y ser también muy eficaz. Además, con el aceite de espliego o de romero puedes masajear suavemente las sienes para calmar, y notar cierto alivio.

Jengibre: muy utilizado en la Medicina China, el jengibre trata el dolor, la inflamación y los síntomas musculoesqueléticos. Es útil en los episodios agudos de migrañas.



Masajes:

Uno de los complementos que más pueden ayudarte

Se piensa que un endurecimiento de las articulaciones de la columna vertebral generará tensión en los músculos del cuello, causantes de los dolores de cabeza o, a veces, incluso de las migrañas. Además, como ya os he explicado anteriormente, el estrés es un desencadenante de las migrañas. Por eso, el masaje puede llegar a ser un muy buen complemento ya relaja a la persona y elimina la tensión muscular que vamos acumulando día tras día. Evidentemente, después, uno tiene que poner de su parte e intentar trabajar con más calma y cuidar la postura en el trabajo. Debemos tener en cuenta que el masaje no debería centrarse sólo en las cervicales. Para que el masaje sea efectivo, es importante trabajar toda la zona dorsal de la espalda, la cintura escapular, cervicales, e incluso a veces, trabajar con masaje craneal.



La Medicina Tradicional China:

La acupuntura puede sernos también de gran utilidad

acupuntura
La acupuntura es una herramienta terapéutica muy eficaz para el tratamiento de las migrañas o de las cefaleas. Sin embargo, los resultados no suelen ser inminentes. Hay que comprender que una persona que lleva muchos años con este tipo de problemas, puede tardar meses en notar sus efectos. En Medicina China tenemos en cuenta muchos factores como la tensión emocional, nuestra constitución heredada de nuestros padres, un exceso de trabajo o un exceso de actividad sexual, una dieta irregular, el parto, un traumatismo y los factores patógenos externos (generalmente el Viento y la Humedad). Nuestra cabeza es una zona donde se concentra nuestro Yang Qi, debido a que todos los meridianos Yang nacen o desembocan precisamente allí. La patología que observamos en Medicina China con relación a la cefalea o a las migrañas se divide en: un exceso de Yang, una deficiencia de Yang, un Exceso de Yin o una deficiencia de Yin. La zona de dolor también nos indica el meridiano principal que puede estar más afectado, así como el tipo de dolor, su intensidad, su duración, etc.

Una sesión de acupuntura suele durar unos 60 minutos donde se aplican agujas (primero en los puntos Shu de la espalda), y luego en diversos puntos distribuidos por el cuerpo según cada paciente. En mi consulta, a veces es importante combinar el masaje terapéutico con el uso de la acupuntura para que los resultados sean más eficaces, siempre, con un seguimiento médico adecuado.



Resumiendo:

Lo más importante cuando alguien sufre dolor de cabeza (ya sea tipo migraña o cefalea tensional), es acudir al médico. Mucha gente tiene miedo de que al ir al médico éste le descubra un tumor o meningitis, pero lo cierto es que en la mayoría de los casos estos no ocurre. Además, una vez el médico a descartado cualquier patología grave, el paciente se puede centrar en su dolor de cabeza de forma tranquila ya sea con la ayuda de la medicación o de cualquier otra técnica terapéutica. También debes tener en cuanta que cada persona reacciona de un modo diferente según el tipo de cefalea que tiene, de hecho, cada persona siente el dolor de forma distinta.
Xavier Turell Nebot

Migraña - Cefalea tensional



Te puede interesar: