Esfuerzo activo

Propósito, esfuerzo, resistencia, insistencia, logros...



esfuerzo
Compartir artículo:



0 3 / 0 4 / 2 0 2 0

En estos momentos tan delicados, a todos se nos pide que hagamos un esfuerzo. Que seamos valientes para poder afrontar el tiempo presente y aquello que nos depara el futuro. Pero no todos comprendemos el significado de dichas palabras y, la prueba de ello, es la facilidad con la que evadimos el ahora a través de las series, las películas y el mundo digital. Corremos entonces, el error de distraer nuestra atención de la realidad y evadirla para que ésta no nos afecte. Sólo cuando un familiar o alguien cercano sufre, sólo cuando has perdido tu trabajo y sabes que no podrás hacer frente a tus responsabilidades, entramos en un nuevo nivel de pánico o decepción.


Esfuerzo y fuerza de voluntad:

Esforzarse forma parte de la vida y de su evolución...

Medir la fuerza de uno rompiendo un palillo con las manos no es muy efectivo. Si juntamos tres o cuatro folios y los rompemos del mismo modo, no podremos decir que uno es enormemente fuerte. En cambio, si le pedimos a alguien que levante una roca de 30 kilos, la cosa cambia. ¿Por qué? Pues porque deberemos hacer un esfuerzo, poner de nuestra voluntad para poder medir la fuerza que de verdad tenemos. Confinarnos en casa requiere un enorme esfuerzo para mucho de nosotros, pero es más un esfuerzo mental que no otra cosa. Y, aún así, el esfuerzo se queda corto si luego nos centramos en el dramatismo de lo ocurrido cada día, como si nos distraemos todo el día con el televisor.

Si algo es necesario en estos momentos es sin duda encontrar un equilibrio entre el tiempo que pasamos con los demás y con nosotros mismos, el que pasamos preocupándonos por las cosas que ocurren en el exterior, y las que ocurren a nivel interno.



Esfuerzo activo

Antes de realizar cualquier esfuerzo, debemos recapacitar y dirigir nuestras energías.

voluntad
Cuando hablo de esfuerzo activo me refiero a aquel esfuerzo que hace uno mismo con un fin o propósito futuro. Se trata de un acto de voluntad que, tras una buena planificación, uno decide realizar para llegar a una meta mejor. Muchas veces, dicha meta ofrece cierta resistencia a nuestro esfuerzo (ya que no todo es tan fácil como romper un palillo con la mano), pero si uno mantiene su persistencia, verá que tarde o temprano el esfuerzo habrá valido la pena. Quizás los planes iniciales hayan cambiado, quizás el esfuerzo sea distinto (y con él su resistencia), pero el proceso de vivir la vida viene acorde al cambio, a cierta improvisación, a un fluir del que tanto hablan algunos…

En cambio, sin dicha planificación, si nos centramos en una pasividad con el mínimo esfuerzo, la incertidumbre del futuro, lasa dudas, irán haciendo mella en nosotros y la ansiedad y el malestar irá en aumento.





Un esfuerzo por la vida
acupuntura
Esforzarse no debe convertirse en una lucha incesante y cruel. Es un acto de dignidad, de respeto por uno mismo al hacer las cosas con alegría e ilusión. Si mostramos a nuestros hijos que las cosas se logran siempre de un modo fácil, dejarán de esforzarse y perderán la capacidad de madurar como seres humanos. Generar buenos hábitos siendo más responsables, crear empatía con los demás (aunque a veces no estemos de acuerdo con ellos), planificar ideas, tener esperanza en uno mismo, confiar… hace que la persona entienda el el propio significado de dicho esfuerzo.



¿Qué podemos hacer?

Busca un equilibrio entre tus propósitos y tu realidad.

Es importante que te distraigas con los medio digitales pero sin abusar de ellos. Intenta realizar acciones compartidas, y equilibrarlas con acciones solitarias como por ejemplo la lectura de un buen libro. También es importante que proyectes en el futuro, que contemples nuevas iniciativas y posibles cambios en tu vida. Trabajar en ti mismo es muy importante para que el regreso a la normalidad no se haga de forma abrupta. No te pases el día pensando en positivo y en que todo va a ir bien, pues el autoengaño es una reacción natural delante de situaciones trágicas y dolorosas. Tampoco te pases el día pensando que es el fin del mundo… Es mejor que te esfuerces y te centres en mejorar, en adaptarte a las nuevas situaciones paulatinamente y en progresar de forma positiva. De ese modo, quizás cuando todo vuelva a una cierta normalidad, te darás cuenta que ese mínimo esfuerzo habrá valido la pena.

El esfuerzo de trabajar en un futuro mejor y colectivo, nos convierte en mejor personas. La comodidad y la indiferencia adormece todas nuestras auténticas capacidades humanas.



Xavier Turell Nebot

Esfuerzo activo



Sígueme en las redes sociales

Puede interesarte: