Colesterol

Qué es el colesterol y cómo debes reducirlo



Colesterol
Compartir artículo:



El colesterol es una sustancia grasa (esteroide), que se encuentra en los tejidos del organismo. Preferentemente en el cerebro, en el plasma sanguíneo y en la bilis. El propio organismo puede elaborar colesterol (principalmente en el hígado), a partir de los productos resultantes del metabolismo, o puede extraerlo de los alimentos que ingerimos como las grasas animales, las vísceras, el marisco, etc. Debido a la mala alimentación, muchas personas toman un exceso de grasas saturadas y terminan teniendo hipercolesterolemia, contribuyendo al endurecimiento de sus arterias y con el riesgo de sufrir trombosis. Por ello, es esencial comprender que tanto el colesterol puede sernos útil y beneficioso, como llegar a convertirse en un auténtico problema.



¿Qué es el colesterol?

Una sustancia de gran interés e importancia

El colesterol tiene un origen exógeno, que representa el 30%, y que proviene de nuestra alimentación; y un origen endógeno, que representa el 70%, y es el que fabrica nuestro propio organismo. La biosíntesis del colesterol se realiza principalmente en el hígado, aunque también se produce en las cápsulas suprarrenales y en ciertos tejidos, como la mucosa intestinal.

Ante todo, hay que comprender que el ser humano necesita colesterol para vivir. Una falta de este elemento puede repercutir en el comportamiento de nuestras células y de nuestros órganos. El colesterol, asociado a proteínas y fosfolípidos, es uno de los constituyentes de la membrana celular, facilitando los intercambios entre la célula y el medio nutritivo. En el cerebro, también construye la mediación nerviosa y la vaina de mielina que aísla los nervios, facilitando así la conducción del impulso nervioso. En el hígado, el colesterol se transformará en ácidos biliares ayudando a la eliminación de las grasas y asimilando las vitaminas A, D, E y K. Además, a partir del colesterol se formarán también distintos tipos de hormonas; son las llamadas: hormonas esteroideas.




TIPOS DE COLESTEROL
acupuntura
En el organismo existen dos formas de colesterol: una forma hidrófila, que circula por la sangre en la superficie de las lipoproteínas. Y una forma combinada (esterificada, hidrófoba, insoluble en agua o en el plasma sanguíneo), que circula por la sangre en el interior de las lipoproteínas.

Recuerda que tan malo puede ser cuando el colesterol es elevado, como cuando tenémos déficid de él. Actualmente muchos médicos se alegran de que los niveles de colesterol estén bajos pero, los médicos antiguos, nos alertaban de los riesgos que había de si teníamos el colesterol total a 170 o 160, por poner un ejemplo...




¿Por qué tengo colesterol?

La falta de ejercicio y la mala alimentación hace que el colesterol se una a las proteínas. Esta grasa saturada, es la que se adhiere a las paredes de las arterias y bloquee o ralentice el paso de la sangre. Los altos índices de colesterol son uno de los principales factores de sufrir arteriosclerosis, pudiendo ocasionar un infarto de miocardio si afecta a las arterias. Y si las arterias afectadas son las coronarias, se podría presentar una cardiopatía isquiémica con un evidente riesgo para la vida de la persona.

Mucha gente pregunta si la causa de tener los niveles de colesterol alto es una condición hereditaria. A causa de un leve trastorno genético, algunas personas tienen más facilidad de crear ellas misma el colesterol; aunque no suele ser frecuente. La mayoría de las veces, los hábitos alimentarios incorrectos son la principal causa de tener el colesterol alto. Aún así, si tus padres tenían siempre el colesterol alto, es mejor que vayas a tu médico y que te realices un análisis de sangre para ir controlando sus niveles.




Colesterol bueno y malo

La importancia de cada uno...

lipoproteinas
El colesterol es una grasa insoluble, así que para circular por el flujo sanguíneo necesita asociarse a otros elementos. Estas partículas (compuestas por lípidos y proteínas) son las lipoproteínas. Las lipoproteínas son las encargadas de transportar el colesterol por la sangre. Tienen un núcleo donde se encuentra el colesterol, los triglicéridos y las vitaminas liposolubles (A, D, E y K); y una envoltura externa, parcialmente soluble en el plasma sanguíneo, compuesta de colesterol libre, fosfolípidos y apolipoproteínas. Entre las lipoproteínas se distinguen cuatro tipos: las quilomicrones, las VLDL y las de gran densidad (HDL) y de baja densidad (LDL); estas dos últimas van a ser las más importantes.

Según la teoría general, la acción perjudicial del colesterol no depende solamente de su concentración en sangre, sino también del tipo de compuesto que lo transporta en la circulación: las lipoproteínas. El colesterol que va unido a las lipoproteínas de baja densidad (las denominadas LDL) hacen que el exceso de lípidos penetren en la pared arterial provocando arteriosclerosis. Mientras que el colesterol de alta densidad ( HDL) no es tan peligroso, ya que tiende a ser metabolizado en el hígado y se elimina a través de la bilis.




HDL, el colesterol bueno

Es mejor que sus niveles se encuentren altos

Si las células tienen la capacidad de absorber el colesterol, también lo tienen para expulsarlo cuando tienen demasiado. Para ello, la HDL tiene la apolipoproteína A1, que favorece su evacuación. La HDL no permanece luego durante tres días en la sangre, sino que se evacúa con más rapidez. La HDL recoge el colesterol en exceso de las células y lo lleva al hígado para que sea excretado en forma de ácido biliar, que vuelven al intestino y serán, en su mayor parte, eliminados en las heces.




LDL, el colesterol malo.

Mejor que sus niveles se encuentren bajos

ácidos grasos
La principal función de la LDL es transportar el colesterol desde el hígado hacia los tejidos periféricos. Sin esta lipoproteína, el colesterol nunca entraría en las células de nuestro organismo. La LDL permanece alrededor de tres días en la sangre. Su descomposición se realiza por procesos metabólicos y naturales pero, si durante estos tres días se da un proceso de oxidación, la cosa puede complicarse. Para que la LDL pueda introducir su contenido de colesterol en el interior de la célula necesita la apolipoproteína B. Ésta es la llave que abre el paso y que conecta la célula a la LDL, y sin ella no sería posible el intercambio. Pues bien, debido a la oxidación se degrada la apolipoproteína B y esta no reconoce sus receptores celulares naturales, fijándose entonces en receptores no deseados, donde se concentra masivamente el colesterol y favorece la ateroesclerosis.

Así pues, no es que haya buen o mal colesterol, sino que aquello que produce el daño es más bien la oxidación de las lipoproteínas.




OTRAS FORMAS DE VERLO...
acupuntura
Según el médico japonés Yoshinori Nagumo, el colesterol es un nutriente indispensable para nuestro cuerpo ya que crea la membrana celular, los nervios, las arterias y la hormona sexual (como ya os había comentado anteriormente). Trabaja con el metabolismo para transportar el nuevo colesterol hasta los extremos de las arterias, para poder así reparar y regenerar todo el organismo y, además, recoge el viejo colesterol de las arterias y lo transporta al hígado. Cuando no nos cuidamos, las células endoteliales de las arterias se dañan y entonces se manda LDL en grandes cantidades hacia las arterias, aumentando los niveles de LDL en sangre. Según este médico, intentar bajar los niveles de LDL con medicación es un grave error ya que entonces el LDL no podrá reparar las arterias. Es más, las personas que tienen el colesterol bajo pueden debilitar sus arterias y sufrir algún derrame cerebral, aparecer cáncer en las células dañadas, reducir la conexión nerviosa y provocar depresión e insomnio, sufrir impotencia o reducir sus defensas.

Según él, el mejor remedio es cambiar de inmediato la dieta. Comer menos, y comer alimentos de gran calidad nutrituva que puedan contribuir a equilibrar dicho desorden.



Arteriosclerosis

Uno de los grandes peligros de sufrir colesterol alto

La ateroesclerosis comprende una serie de afecciones que se caracterizan por la modificación de las paredes arteriales, a causa de las placas de ateroma que producen su engrosamiento, endurecimiento y fragilidad. La pared arterial posee receptores para captar el colesterol, que es transportado por el plasma sanguíneo por las proteínas de baja densidad LDL. Si estas lipoproteínas LDL se oxidan, son absorbidas por otras células encargadas de hacer limpieza, los macrófagos, y se convierten en células espumosas que se acumulan en la parte interna de las paredes arteriales. Con el tiempo se pueden ir formando estrías lipídicas, pústulas lenticulares o placas de ateroma, poniendo nuestra salud en un gran aprieto.


Factores de riesgo

Existe una correlación directa entre la tensión arterial alta y la ateriosclerosis. El tabaco también es un factor de riesgo a tener en consideración al igual que la diabetes no insulinodependiente. Los estudios nos dicen que hay tres veces más infartos de miocardio y amputaciones entre los diabéticos grasos que en el resto de la población. Y, la obesidad, es otro indiscutible factor de riesgo.




VALORES
acupuntura
• Valores del colesterol: menos de 200 mg/dl (normal), 200-240 mg/dl (límite elevado), por encima de 240 mg/dl (muy alto). En relación al colesterol LDL, sus valores normales se sitúan por debajo de los 130 mg/dl, 130-160 mg/dl (límite elevado), por encima de 160 mg/dl (muy alto). En relación al colesterol HDL, sus valores óptimos se sitúan por encima de 40 mg/dl (entre 40 y 70 mg/dl), siendo bajo por debajo de los 35 mg/dl.

• Valores de triglicéridos: sus valores normales se sitúan entre 40 a 160 mg/dl (en hombres) y 35 a 135 mg/dl (en mujeres).

* Estos valores pueden cambiar con el tiempo.




¿Qué alimentos puedo tomar?

La alimentación, un factor clave

nueces y almendras
Los esquimales que viven en el Polo Norte comen, casi exclusivamente, carne de mamíferos marinos muy grasa, también pescados árticos muy grasos, y, prácticamente desconocen el infarto de miocardio y no tienen colesterol alto. Su gran misterio se encuentra en el pescado, que contiene grandes cantidades de ácidos grasos esenciales poliinsaturados. El EPA (ácido eicodsapentaenoico) y el DHA (ácido docosahexaenoico), son los más importantes.

Los ácidos grasos se dividen en saturados e insaturados. Hay tres grandes familias de ácidos grasos insaturados:
- El ácido oleico (monoinsaturado).
- El ácido linoleico (biinsaturado).
- El ácido linolénico (triinsaturado).

Estos dos últimos sólo se pueden obtener a través de los alimentos vegetales. Al ser poliinsaturados, se ha demostrado que frenan el proceso ateroesclerótico y que actúan contra los accidentes cardiovasculares.


El aceite de oliva es un aceite con excelentes ácidos grasos monoinsaturados. Se debe tomar de primera presión en frío, no refinado, obtenido sin manipulaciones químicas ni trituración industrial y sin aditivos, tiene las siguientes virtudes:

-Disminuye la tasa del colesterol malo (LDL).
-Hace menos sensibles a la oxidación la lipoproteínas LDL.
-Disminuye la fijación de las LDL sobre las macrófagos.
-Permite una mejor depuración de la sangre.
-Eleva la tasa del buen colesterol.
-Aumenta la fluidez de las lipoproteínas (HDL).
-Facilita la captación del colesterol adherido a las paredes de las arterias.

Las carnes debemos tomarlas, pero con moderación. Hay carnes magras, como la de vaca o la de conejo (la más magra), y carnes grasas como la de cerdo y la de cordero.

El pescado es el gran olvidado en nuestra mesa y el que más debería tomar una persona con el índice de colesterol alto. Como ya he dicho, es rico en ácidos poliinsaturados (EPA, DHA...).




COMPLEMENTOS ALIMENTICIOS
acupuntura
La lecitina de soja es un complemento alimenticio básico para cualquier persona que quiera reducir su tasa de colesterol. Una buena combinación será tomarlo con el aceite de salmón. El aceite de germen de trigo, la levadura de cerveza, el salvado, la jalea real, la colina, el inositol, el maná, el quitosano, el agaragar, el aceite de onagra, el carbón vegetal, el selenio, la pectina, el silicio, el vanadio, el boro, el cromo... ¡Imaginaros cuántos hay!

Y recuerda que cuando los valores del colestarol son muy altos, es imprescindibles que acudas a tu médico y que te tomes la medicación que te va a recetar. Toda la información que os cuento en este artículo, es un excelente complemento, pero debemos hacer caso a nuestro médico.




¿Qué más puedo tomar?

Más alimentos que se pueden tomar son los cereales (no transgénicos): trigo, arroz, cebada, avena, maíz, mijo, quinoa, alpiste, espelta... Las legumbres y las frutas. Para implementar nuestra información podemos estudiar la llamada: Dieta Cretense.

RECUERDA: Los ácidos grasos saturados deben eliminarse de nuestra dieta: leche, quesos, mantequilla, moluscos, helados, yogures, cacahuetes, carnes, yema de huevo, embutido, dulces bollería... elevan el colesterol.

Los poliinsaturados pueden disminuir nuestro colesterol, los encontramos en los frutos secos (especialmente nueces y almendras), o el aceite de hígado o de bacalao. Los monoinsaturados benefician el colesterol HDL disminuyendo el LDL, los encontramos en el aceite de oliva, el aguacate, las aceitunas, o la carne de cerdo.
Si tienes el colesterol alto se aconseja tomar fibra soluble. Así mismo, los siguientes alimentos también son recomendables: requesón, solomillo, lomo, magra de cerdo, pollo sin piel, ternera, jamón, frutos secos, avellanas. Verduras (tomar 400g cada día). Y deben eliminarse de la dieta: cordero, vísceras del animal que sea, sobrasada, tocino, bacon,longaniza, fuet, etc.




Fitoterapia:

remedios naturales
-La albura del tilo.
-Harpagofito.
-Jinkgo Biloba.
-Las hojas del olivo.
-El ajo.
-El abedul.


Xavier Turell Nebot

Colesterol



Te puede interesar: