Xavier Turell - Artículos -

Masajes y acupuntura en Sabadell



Xavier Turell

El uso inadecuado de los medicamentos




Cada vez son más las personas que abusan de los fármacos habiendo otros remedios para sus dolencias.


El consumo de medicamentos es cada vez más alarmante. Si bien es cierto que salvan vidas, también lo es el hecho de que un mal uso de éstos puede generar graves consecuencias para la salud de las personas. ¿Hacemos un uso eficaz y responsable de dichos medicamentos, o los utilizamos como un recurso fácil para aliviar nuestros síntomas más comunes? Repasemos un poco sus propiedades.

Los antibióticos son sustancias que generan los hongos y las bacterias de forma natural para combatirse mutuamente. No deben utilizarse para combatir los resfriados comunes, ya que no combaten las infecciones causadas por los virus. La consecuencia más conocida debido a una ingesta irresponsable es la eliminación de muchas de las bacterias que suelen ser beneficiosas para nuestro organismo, aunque, debemos comprender, que los antibióticos también salvan muchas vidas, como en el caso de padecer una neumonía. El efecto secundario más habitual es la diarrea. Los antibióticos alteran la flora intestinal reduciendo la diversidad de microbios que hay en nuestro intestino, de modo que sus facultades pueden quedar alteradas, como la cantidad de colesterol que podemos ingerir, si se producen vitaminas (como la biotina), o qué alimentos son aprovechados. Cuanto más débil esté la flora intestinal de una persona, más difícil será su recuperación después del tratamiento. La gran desventaja de los antibióticos son las resistencias; de hecho, se ha demostrado que incluso dos años después de un tratamiento aún hay bacterias en el intestino que sobrevivieron, desarrollando diferentes técnicas para que el antibiótico no les afectara en el futuro. Y éste es uno de los grandes inconvenientes a la hora de recetar y usar este tipo de medicamento, pues su abuso ha generado tantas resistencias que se calcula que en Europa mueren más de 25.000 personas al año por su culpa. Pero, ¿existen "antibióticos" naturales? Claro que sí. El ajo es el ingrediente con más propiedades curativas y es especialmente útil para combatir las infecciones. El limón también es un potente bactericida. La equinácea es eficaz para tratar las infecciones producidas por virus, reduciendo la fiebre como, por ejemplo, en el caso de una gripe. Para el tratamiento de la faringitis o la amigdalitis podemos hacer gárgaras con salvia, o utilizar la esencia de árbol de té para combatir hongos y virus que causen ciertas enfermedades de la piel: acné, abscesos, etc. El jengibre protege y mejora la flora intestinal, al mismo tiempo que mejora nuestro sistema inmunitario. Entonces, ¿podemos usar estos productos para "curar" una neumonía? No, y eso es lo que debemos defender tanto médicos como terapeutas. Los medicamentos están para las emergencias, para los casos graves, o cuando una enfermedad puede tener complicaciones severas; mientras que los remedios naturales contribuyen a prevenir dichas enfermedades o a paliar síntomas más sencillos. En caso de duda, siempre hay que ir a visitar a vuestro médico y seguir siempre sus consejos, ya que vuestra salud depende de ello.

Interacción con los medicamentos:
El consumo creciente de plantas medicinales y la falta de estudios sobre su interacción con los medicamentos, debería hacernos recapacitar sobre su uso. Es imprescindible la opinión de vuestro médico especialista, aún así, la mejor recomendación es que evitéis, en la medida de lo posible, tomarlos juntos; tened en cuenta que pueden disminuir el efecto del medicamento, modificar su acción o influir sobre los efectos secundarios. Así que, toda precaución es poca.

Los analgésicos son los medicamentos más autoprescritos en el ámbito familiar. Es el caso del Paracetamol, que ofrece numerosas ventajas ante otros analgésicos: es barato y produce una escasa irritación gastrointestinal. Aún así, dosis de sólo cuatro gramos provocan toxicidad en el hígado y, una sobredosis, podría ocasionar daños irreversibles. El ibuprofeno tiene una acción antiinflamatoria más intensa y debería usarse con moderación. ¿Cuántas mujeres lo utilizan para aliviar los problemas de la menstruación pudiendo tomar simplemente suplementos de aceite de onagra ricos en ácidos grasos omega-3 o cambiando su dieta? Evidentemente, cada persona es un mundo y no siempre hay que dejar de usar fármacos (tan contrario para nuestro bienestar es abusar de ellos como dejar de tomarlos cuando uno verdaderamente lo necesita). Podemos usar varios remedios para poder combatir el dolor de forma natural. Hay estudios que demuestran que el jengibre tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas similares a los fármacos no esteroideos (AINES). La cúrcuma es una especie muy usada en la India que contiene curcumina, un potente analgésico que disminuye el dolor y la inflamación. Los arándanos también tienen grandes propiedades antiinflamatorias, contribuyen a limpiar la sangre y ayudan a disminuir la cantidad de azúcar en pacientes con diabetes. Lo bromelina, una enzima que se encuentra en el jugo y el tallo de la piña es otro recurso a tener en cuenta. Si tenemos dolor de muelas o queremos evitar las caries, el clavo de olor nos será de gran utilidad. Finalmente, el harpagofito es otra planta que nos puede ayudar muchísimo cuando hay inflamaciones. Pero recordad, sus efectos no son inmediatos y debemos tener paciencia.


- Xavier Turell Nebot -
- MASAJISTA EN SABADELL -




Redes sociales:

Facebook espacio Google+ espacio Linkedin espacio Wordpress espacio espacio



©2016 Xavier Turell Nebot