Xavier Turell - Artículos -

Masajes y acupuntura en Sabadell



Xavier Turell

Las tendinopatías




Las lesiones locomotoras y musculares son un problema frecuente en el mundo laboral


En el mundo laboral, las lesiones del aparato locomotor y del sistema muscular son sin duda uno de los problemas de salud más frecuentes. Por ello es necesario saber cómo evitarlas y qué hacer si notamos molestias. La tendinitis es una reacción inflamatoria de un tendón debida a movimientos repetitivos o a una irritación mecánica persistente. Cuando la afección está en la vaina que rodea al tendón se llama tenosinovitis, y cuando el trastorno se encuentra en un tendón sin vaina se denomina tendinitis. El tendón es el tejido que une un músculo a otras partes del cuerpo, por lo general a los huesos. Son tejidos conectivos que poseen varios tipos de tejido fibroso compuesto de fibras elásticas muy reticulares y pequeñas areolas con líquido, encargadas de transmitir la fuerza mecánica de los músculos de contracción a los huesos. El tendón está conectado firmemente a las fibras musculares en un extremo y a los componentes de la médula ósea en su otro extremo.

Las causas que pueden afectar al tendón pueden ser consecuencia de afecciones generales del organismo, como la artritis reumatoide, la gota o la hipercolesterolemia; pero también pueden provocarse por traumatismos intensos y repetidos, por heridas locales, o por distensiones excesivas en la práctica de ejercicios a los que no se está acostumbrado. Las malas posturas también pueden ser una causa de dicha afectación.

Los síntomas más comunes son dolor y sensibilidad a lo largo de un tendón, generalmente cerca de alguna articulación, dolor que empeora con el movimiento, tumefacción, o enrojecimiento ligero de la piel que cubre el tendón inflamado. Aunque no es una prueba vital para evaluar las estructuras tendinosas, la radiografía puede ayudar a excluir otras patologías como tumores óseos que se pueden manifestar clínicamente como lesiones tendinosas o calcificaciones de partes blandas. La prueba más utilizada en la actualidad es la ecografía, ya que aporta una buena imagen del estado de las fibras de colágeno, así como de los vasos nuevos que hay alrededor del tendón. La resonancia magnética también es muy útil pues proporciona una buena calidad de imagen, aporta datos sobre otras estructuras articulares y es vital en el diagnóstico diferencial.
Según el lugar donde se encuentra la lesión encontramos distintos tipos de tendinopatías, por ejemplo, los trastornos de los tendones del hombro son muy comunes entre los trabajadores expuestos a movimientos repetitivos que requieren un uso significativo de la fuerza, que trabajan con posturas incómodas tales como trabajos de altura o posturas que dependen del grado de flexión y elevación del brazo. Los trabajos que dependen del uso repetitivo y forzado de movimientos realizados con los dedos, la muñeca y el antebrazo, suelen presentar tendinopatías del codo como por ejemplo el codo de tenista o la epicondilitis lateral. Trabajos en líneas de montaje, procesamiento de carne, fabricación, tejer, escribir y tocar el piano o la guitarra tienen mayor riesgo de sufrir tendinitis en manos y muñecas. En estos casos, el tratamiento de los trastornos es de naturaleza conservadora y raramente requerirá cirugía.

¿Qué se recomienda hacer en este tipo de lesiones?
● Descansar el área del dolor y evitar cualquier actividad que empeore las molestias.
● Aplicar hielo o compresas frías durante 20 minutos, dos veces al día durante las primeras 72 horas.
● Conforme la lesión vaya mejorando, se pueden realizar ejercicios suaves de movimiento y estiramiento para evitar la rigidez.
● Realizar ejercicios biomecánicos evaluados por un fisioterapeuta o profesional de la salud.
● Emprender pautas para fortalecer el tendón.

Es importante permitir que nuestro cuerpo vaya recuperándose por sí mismo, evitando realizar el esfuerzo o el movimiento que nos ha causado dicha lesión. El uso de fármacos debe ser siempre aprobado por un médico, quien podría recomendarte el uso de algún antiinflamatorio para aliviar el dolor. Una vez han pasado las 72 horas y tienes un diagnóstico acertado, puedes aplicar calor a la zona o ir a visitar a un profesional para que te ayude. El masaje profundo estimula la zona afectada aumentando el flujo de circulación sanguínea, lo cual es beneficioso. La electroterapia varía su efecto dependiendo de la polaridad, la frecuencia, la duración del pulso, la longitud de onda, la intensidad, el ciclo, la colocación de los electrodos... Consiste en provocar una reacción electroquímica en la región del tendón mediante la aplicación de corriente galvánica de alta intensidad a través de agujas catódicas. En la actualidad, se obtienen muy buenos resultados.

Para prevenir la tendinitis es recomendable evitar todos aquellos factores que puedan favorecerla. Por ejemplo, es importante efectuar ejercicios de calentamiento y fortalecimiento antes de realizar esfuerzos intensos y tratar convenientemente las heridas de las manos y los pies, sobre todo aquellas que sean profundas y estén infectadas. Una lesión muy común hoy en día debido a la gran cantidad de gente que corre, es la tendinitis del tendón de Aquiles. Entrenar en exceso, el no estar acostumbrado a la rutina del ejercicio, el cambio repentino de una superficie de entrenamiento, los pies planos, un arco del pie muy alto, un calzado con un mal apoyo o una fuerza excéntrica pobre, contribuyen a este tipo de lesión. Al igual que la mayoría de las lesiones de tejidos blandos su tratamiento inicial puede consistir en: reposo, hielo, compresión y elevación. Es necesario alargar y orientar el tejido de la cicatriz de curación por medio de masajes, estiramientos musculares y ejercicios excéntricos. La fuerza de la pantorrilla deberá desarrollarse gradualmente, primero haciendo soportar el peso parcial y luego su totalidad, realizando también ejercicios de resistencia con cargas. Así mismo, también habrá que observar si es necesario el uso de algún tipo de relleno en el zapato o realizar un programa de Postura de Estabilización Activa.

Otra afección común, es la inflamación de la vaina tendinosa que rodea los tendones de una región de la muñeca denominada túnel carpiano que puede restringir los movimientos de la muñeca, la mano y los dedos. Si esta inflamación o cualquier otra lesión del túnel carpiano comprime el nervio mediano puede presentar síndrome del túnel carpiano, provocando debilidad, dolor u hormigueo. En estos casos, el masaje realizado por un buen profesional, la terapia de ultrasonidos o la estimulación muscular eléctrica transcutánea, dan muy buenos resultados.
Las personas que por motivos de su trabajo exponen alguno de sus tendones a pequeños y repetidos traumatismos, suelen verse afectadas por tendinitis, que se presenta sobre todo en los extensores de la mano y, algunas veces, en los tendones tibiales y peroneos. En todos los casos se siente un dolor progresivo e intenso cuando se pone en movimiento la zona afectada y se aprecia un roce del tendón al provocar su deslizamiento o al palparlo, siendo ésta una de las características por la que antiguamente se denominaba tendinitis seca.

Hay varios remedios naturales que pueden ayudaros a disminuir el dolor y la inflamación. Tomar tres veces al día infusiones de sauce blanco o de harpagofito os ayudará a reducir la inflamación, pero debéis consultarlo siempre con vuestro médico. Si la lesión se encuentra en una zona accesible y ya han pasado unos días, podemos aplicarnos cataplasmas de arcilla verde o roja. El cataplasma hay que dejarlo durante unos 20 minutos antes de retirarlo, después, va bien realizar un masaje suave con crema de caléndula.

La alimentación es un factor muy importante, aunque más que solucionar una tendinitis ya existente sirve para prevenirla. La toma de vitamina C, vitamina E (por ejemplo la levadura de cerveza), o el magnesio, nos serán de gran ayuda.

Resumiendo: si realizas cualquier actividad repetitiva durante muchas horas, posiblemente tus tendones se lesionen. Para evitarlo, debes ser consciente de que nuestro cuerpo no es una máquina perfecta y que necesita descansar para poder continuar. El reposo, la visita a un buen profesional de vez en cuando y el sentido común, van a impedir que sufras más este tipo de lesiones.


- Xavier Turell Nebot -
- MASAJISTA EN SABADELL -




Redes sociales:

Facebook espacio Google+ espacio Linkedin espacio Wordpress espacio espacio



©2016 Xavier Turell Nebot