Xavier Turell - Artículos -

Masajes y acupuntura en Sabadell



Xavier Turell

El resfriado




Nos coje siempre en el momento más inesperado. Aquí tienes unos cuidados y consejos para prevenir sus síntomas


El resfriado es un proceso infeccioso vírico que afecta principalmente a las vías respiratorias. Se trata de una dolencia benigna que puede estar relacionada con una gran cantidad de virus: adenovirus, ecovirus, rinovirus, corizavirus, el virus sincitial respiratorio... dando, la mayoría de ellos, síntomas similares. Comienza con una sensación de malestar acompañada de escalofríos, pudiendo haber dolor de cabeza, dolor articular, aparición de secreción nasal, congestión y estornudos. Además, suele producir sequedad de garganta, ronquera, e incluso puede llegar a afectar al oído. Los virus del resfriado y de la gripe tienen la virtud de sobrevivir durante mucho tiempo en el ambiente y depositarse por todas partes, así que es importante airear las habitaciones de nuestra casa todos los días para reducir la carga infecciosa. Solemos encontrar más resfriados en casas expuestas a una calefacción excesiva. Los calefactores suelen resecar el ambiente y las estufas de butano humedecer el aire en exceso, así que se recomienda los radiadores de agua, los eléctricos (siempre que lleven resistencias) o el tradicional fuego de leña. Aún así, la mejor opción para no resfriarnos este invierno es mantener nuestro sistema inmunológico activo; plantas como la equinacea estimulan nuestras defensas. Un remedio muy habitual es tomar todos los días una infusión de jengibre, tomillo, boldo y canela, con el zumo de medio limón. El ajo es rico en vitamina B6, necesaria para el funcionamiento del sistema inmune, y sus componentes sulfurados ejercen una acción protectora sobre las mucosas en general y la respiratoria en especial. Como si de un antibiótico natural se tratara, aumentan la actividad de los linfocitos T y de los macrófagos. Para la congestión nasal, media hora antes de acostarte, corta unas rodajas de cebolla en trocitos muy finos y deposítalos en un plato encima de la mesilla de noche. De esta manera aliviarás las vías respiratorias, respirarás mucho mejor y reducirás la tos. También para esa tos tan molesta y para ayudar a eliminar la mucosidad, se aconseja lo siguiente: cuece media docena de higos con un poco de leche y una cucharada de miel y tómatelo como si se tratara de una infusión.

A tener en cuenta:
Hay que evitar los antibióticos que son innecesarios ya que, si se toman en exceso, existe el riesgo de padecer más infecciones con mayor resistencia. La leche materna protege contra infecciones del tracto respiratorio, así que es aconsejable amamantar, cuanto más mejor a nuestros hijos. El tabaco perjudica nuestra salud. Ir a la cama tarde y no dormir bien nos hace más vulnerables a ciertas enfermedades. Es importante beber suficiente agua para contribuir a que nuestro sistema inmune funcione correctamente. Una buena dieta, tomar yogur, y mantener una buena flora intestinal es un factor a tener en cuenta. La deficiencia de zinc podría hacer que tuviéramos más infecciones. Aún así, en caso de que un resfriado evolucione y dé síntomas más complejos, es indiscutible la visita inmediata a vuestro médico y seguir sus consejos.

Aumentar la dosis de vitamina C en nuestra dieta puede ayudarnos, pero lo cierto es que deberíamos tomar mucha cantidad de ésta para que verdaderamente hiciera un efecto apreciable; por consiguiente, siempre es el conjunto de todos nuestros hábitos el responsable de que estemos más expuestos o no a la enfermedad. Una alimentación pobre en vitaminas y minerales, y excesivamente rica en féculas refinadas, lácteos y azúcares, es nociva y estimula la formación de mucosidades internas. Otro causante de la debilidad respiratoria es el hábito de fumar. ¿Os habéis fijado en que muchos fumadores siempre tienden a tener tos? El tabaco anestesia los cilios bronquiales, encargados de empujar las secreciones hacia el exterior. Veinte minutos después de fumar, al recuperarse, los cilios bronquiales se despiertan y empiezan a trabajar, produciendo de nuevo tos y expectoración. Es entonces cuando la persona vuelve a sacar otro cigarrillo y comienza de nuevo a fumar porque dice encontrarse mejor, y es cierto, porque la tos se reduce de nuevo hasta veinte minutos después. Como veis, se trata de un pez que se muerde la cola y que no hace otra cosa que complicar el estado de las vías respiratorias.

Para la Medicina Tradicional China, el resfriado corresponde a una invasión de Viento externo. Este Viento suele combinarse con el Frío, el Calor, la Humedad o la Sequedad, siendo el Viento-Frío y el Viento-Calor los dos tipos más comunes. El Viento invade con facilidad la parte del Qi defensivo de los pulmones, atacando la parte más externa del cuerpo y provocando síntomas externos como: frío, fiebre, rigidez occipital, cefaleas, escalofríos... La presencia de Viento entre la piel y los músculos interfiere con la difusión y descenso del Qi de Pulmón, provocando la tos y los estornudos. Por esa razón, cuando el Qi de Pulmón no controla el descenso de los fluidos surge el goteo nasal. La fiebre se produce debido a la lucha entre el Qi patológico y la energía defensiva de nuestro cuerpo. Un ejemplo claro de una invasión de Viento externo se muestra cuando la persona tiene aversión al frío y sensación de calor al mismo tiempo. Debido a que el Viento ataca primero al recorrido del meridiano de Intestino Delgado y Vejiga, provoca rigidez en la parte posterior del cuello; también puede alojarse en la garganta, donde produce una sensación de picor. La acupuntura y fitoterapia resultan muy eficaces en el tratamiento de los resfriados.


- Xavier Turell Nebot -
- MASAJISTA EN SABADELL -




Redes sociales:

Facebook espacio Google+ espacio Linkedin espacio Wordpress espacio espacio



©2016 Xavier Turell Nebot