Xavier Turell - Artículos -

Masajes y acupuntura en Sabadell



Xavier Turell

Psoriasis




Existen muchos factores que influyen en el inicio y el curso de la enfermedad.


La psoriasis es una enfermedad no infecciosa que se manifiesta principalmente en forma de placas eritematosas (rojizas) y con abundantes escamas que, al irse acumulando, producen un engrosamiento importante de éstas. Se consideran placas a la zona de la piel de más de un centímetro de diámetro, con bordes bien delimitados y que tienen cambios de grosor y tonalidad. Algunas veces y, debido al intenso enrojecimiento y a las grietas que producen ciertas lesiones secundarias, se produce picor o quemazón. Se sabe que la psoriasis tiene un factor hereditario, aunque en realidad no es la enfermedad en sí misma la que se hereda, sino su predisposición a padecerla.

Hablamos de una enfermedad autoinmune, crónica, que oscila a lo largo de la vida con brotes intensos y súbitos, para luego desaparecer (muchas veces) durante largas temporadas. Así pues, el pronóstico es variable según cada persona. Es importante saber diferenciarla del eczema o la dermatitis, sinónimos usados para definir los procesos inflamatorios de la piel. La dermatitis se manifiesta con lesiones rojizas, vesiculosas, exudativas que terminan por secarse y producir descamación. Muchos tratamientos para la psoriasis pueden conducir luego a un eczema. En el caso de la dermatitis seborreica, situada en áreas como el cuero cabelludo, alrededor de las mejillas, nariz y en los pliegues del cuerpo, las lesiones rojas y descamativas no tienen las vesículas de la mayoría de los eczemas, siendo más parecidas a la psoriasis y dificultando su diagnóstico. Por desgracia, al ser un proceso inflamatorio, puede afectar a las articulaciones. Es el caso de la artritis psoriásica, mostrando (en la mayoría de los casos) la hinchazón y el dolor en los dedos de las manos y pies de forma asimétrica, junto a una afección ungueal, hecho que puede conducir a una deformación de los dedos por destrucción ósea y producir incapacidad, pero nunca, siendo tan severa como la artritis reumatoide. En enfermedades inflamatorias intestinales como las que sufren los pacientes con enfermedad de Crohn, hay una probabilidad siete veces mayor de padecer psoriasis; y, otro factor a tener en cuenta es la obesidad, pues se ha comprobado la relación de la psoriasis con ésta y el llamado síndrome metabólico, sin olvidar el riesgo de sufrir enfermedades del corazón.

El tratamiento tópico consiste en cremas hidratantes y emolientes, queratolíticos, antralinas y breas, corticoides, análogos de la vitamina D3, inhibidores de la calcineuriona y los retinoides. Evidentemente, recetados siempre por vuestro médico, pues no son medicamentos que deban tomarse precisamente a la ligera.

Al no conocer las causas exactas de la psoriasis debemos tener precaución y suprimir: alcohol, café, tabaco, lácteos, azúcares, productos refinados y cualquier tipo de estimulante. Debemos tomar alimentos antiinflamatorios (la cúrcuma es un buen ejemplo) y fuentes ricas en omega 3 que encontraremos en pescados, algas o semillas como la chía; también sirve el aceite de lino. Eliminad el gluten de vuestras comidas todo lo posible y haced, si podéis, una buena limpieza del hígado y de vuestra sangre: los baños con sal marina son una excelente solución para ello.

La acupuntura puede ser eficaz, pero se necesita una gran precisión a la hora de realizarla. La dificultad psicológica de cada paciente suele complicar su evolución y, el hecho de que la psoriasis sea una enfermedad generalizada, es decir, que afecte al mismo tiempo a distintos estadios: fuego, sequedad, humedad... la hace todavía más compleja. En Medicina Tradicional China distinguimos dos formas de psoriasis: La de tipo Yang o irritativa, que suele dar síntomas de picor, boca seca, irritabilidad, insomnio, estreñimiento, con lengua roja, saburra amarillenta y un pulso rápido y tenso; y la de tipo Ying que es más calmada, dando síntomas de palidez lingual, cutánea, sin picor y con un pulso débil y rápido. En realidad, cualquier situación como el cambio de estación, problemas emocionales o ciertas infecciones, pueden hacer que nuestra energía patógena se exteriorice y produzca un brote psoriásico. La acupuntura, así como la fitoterapia china, intentará tonificar la sangre y tratar los síntomas de Viento, Calor y Sequedad que cada paciente pueda manifestar. Aún así, hay que tener paciencia y comprender que la suma de todos estos factores: el trabajo psicológico, un cambio en la dieta (imprescindible), la acupuntura, la fitoterapia o los medicamentos (nunca tomes los dos a la vez sin el consentimiento de su médico), siempre nos beneficiará; y, si no nos elimina la psoriasis, sí que hará que sus brotes sean cada vez más espaciados y que podamos vivir con más tranquilidad.



¿Qué encontrarás en mi consulta*?

1.- Ante una enfermedad de este tipo debemos valorar la gravedad de la situación. Una persona con una psoriasis avanzada y compleja debe ante todo visitar a su médico para obtener un buen diagnóstico y descartar otras complicaciones.

2.- Se realiza un breve interrogatorio para llegar a un "diagnostico" basándonos en la Medicina Tradicional China. Este interrogatorio incluye la observación de la lengua y el pulso.

3.-Se tratan los síntomas más molestos con acupuntura, y se aconseja al paciente una dieta apropiada a sus necesidades.

4.- También se contempla la posibilidad de tomar fitoterapia china, o hierbas medicinales de la región.

El tratamiento suele durar más de una hora.

*Tratamiento orientativo.


- Xavier Turell Nebot -
- MASAJISTA EN SABADELL -




Redes sociales:

Facebook espacio Google+ espacio Linkedin espacio Wordpress espacio espacio



©2016 Xavier Turell Nebot