Xavier Turell - Artículos -

Masajes y acupuntura en Sabadell



Xavier Turell

Masaje deportivo




El masaje logra una reducción del estrés, una relajación de toda la musculatura y un alivio inmediato del dolor.


Los beneficios que pueden aportar hoy en día los masajes son innegables, si bien es cierto que no todos producen el mismo efecto ni logran los mismos resultados. Entre ellos, el quiromasaje profundo y vigoroso, conocido como masaje deportivo, es uno de los más efectivos para preparar y tratar a los deportistas, quienes suelen forzar su cuerpo al máximo en cada competición.

El quiromasajista debe lograr una reducción del estrés, una relajación de toda la musculatura y un alivio inmediato del dolor. Pero es en el mundo del deporte donde debemos ir un poco más allá y preparar, mantener y devolver el tono muscular a nuestros deportistas, para que puedan volver a competir o a entrenar cuanto antes mejor. El deportista profesional está siempre activo, fijando metas con la intención de superarse una y otra vez y, es en cada una de las diferentes competiciones, donde volverá a realizar un gran esfuerzo y donde necesitará el máximo apoyo de su equipo. Así pues, preparar la musculatura antes y después de una competición resulta un proceso vital para poder alcanzar tus propósitos, y es aquí donde el quiromasaje tiene mucho que decir.

Debemos realizar una terapia que se anticipe a una actividad intensa, evitando posibles lesiones que se vayan a producir por el esfuerzo realizado. Una vez finaliza la competición, tenemos que devolver el tono muscular a su estado normal y relajar la musculatura, sin olvidar los sufridos ligamentos y tendones, quitando tensión en ellos, y eliminando el dolor en distintas zonas. Hay que evitar en todo momento las elongaciones, roturas o microroturas tan inesperadas, disminuir la fatiga muscular, eliminar los tóxicos residuales, realinear las fibras musculares y activar, sobre todo en las zonas más castigadas, la circulación sanguínea. Sólo así conseguiremos una perfecta recuperación y podremos seguir entrenando para la próxima competición. Pero, ¿cuándo es el mejor momento para realizar el masaje, antes o después? Los deportistas profesionales suelen hacerse masajes en ambas circunstancias, pero vayamos a ver qué características definen a cada una de ellas.

El masaje pre-competitivo debe realizarse entre cinco y veinticuatro horas antes de la competición (personalmente prefiero el día antes), y su finalidad será la de aumentar la circulación sanguínea, el retorno venoso, lograr un efecto regenerador, oxigenante y aumentar la elasticidad muscular. Se realiza de forma profunda-media y con fuertes movimientos de fricción y suaves estiramientos; nunca realizaremos un masaje de descarga 24 horas antes de competir, pues sería contraproducente. El masaje pre-competitivo tiene una gran importancia, no sólo a nivel físico, sino a nivel psicológico, pues nos prepara para afrontar el reto en mejores condiciones. Un buen masaje descarga emocionalmente al atleta, mejora el estrés acumulado y, al encontrarse mejor, mejora también su estado de concentración para la prueba.

El masaje pro-competitivo se realiza durante los primeros 45 minutos después de competir. Hay que ser prudente en este tipo de masaje pues las fibras musculares son muy sensibles debido al esfuerzo realizado. Es recomendable que el masaje no dure mucho, que sea algo profundo (sin sobrepasarse), y que tenga la intención de relajar y drenar el organismo. Tened en cuenta que en esta situación suele haber zonas inflamadas, incluso al día siguiente, con lo que hay que tener cuidado y esperar un poco antes de realizar un masaje mucho más intenso.

Cada uno reacciona de una manera distinta y sólo la práctica del día a día te irá haciendo comprender qué es lo más idóneo para ti pero, normalmente, lo más recomendable tras competir es un breve masaje para drenar la zona y descansar. Luego podrás ir al masajista para que efectúe un masaje de descarga y puesta a punto y, tras un día de trabajo suave, podrás volver a entrenar al máximo. Pero insisto en que todo esto siempre dependerá de las sensaciones que tenga cada uno.

La frecuencia en la que se debe ir al masajista dependerá del grado de entrenamiento y por ello, del esfuerzo realizado. Un deportista de élite necesitará ir al menos una vez por semana para relajar la tensión de su entrenamiento, en tales casos, se suele aprovechar el día de descanso para trabajar la musculatura en profundidad y proseguir con un entrenamiento medio al día siguiente. Pero aquellas personas que se tomen el deporte de una manera más relajada, puede que con un masaje al mes sea suficiente, una vez más, dependerá de cada uno. Esto es muy importante porque en el mundo del deporte no hay una orden a seguir, sino un estudio personalizado que hay que realizar día a día y donde son nuestras propias sensaciones las que nos irán marcando el terreno a seguir.

Son muchos los profesionales que utilizan diversas técnicas complementarias con la intención de prevenir lesiones. La acupuntura, el masaje profundo transverso, la electro-acupuntura o las ventosas (usadas muy a menudo en mi consulta), son muy útiles para estos casos aportando unos magníficos resultados.


- Xavier Turell Nebot -
- MASAJISTA EN SABADELL -




Redes sociales:

Facebook espacio Google+ espacio Linkedin espacio Wordpress espacio espacio



©2016 Xavier Turell Nebot