Xavier Turell - Artículos -

Masajes y acupuntura en Sabadell



Xavier Turell

El intestino irritable




Se trata de uno de los trastornos más comunes del aparato digestivo.


Se trata de una alteración crónica que afecta al sistema digestivo y que se asocia a diferentes grados de dolor abdominal, diarrea o estreñimiento. Generalmente la afección se genera con lentitud y lleva un largo proceso, siendo ésta benigna y sin ninguna relación con la aparición de una enfermedad de tipo tumoral. Puede afectar a cualquier edad, pero afecta principalmente a jóvenes y a adultos, con mayor incidencia en el sexo femenino. Un dato a tener en cuenta es su frecuencia en los países industrializados, mientras que en los países subdesarrollados su índice es menor; es más, sabemos que personas sanas procedentes de países subdesarrollados que se trasladan a vivir a países industrializados, con el tiempo, suelen sufrir este tipo de dolencia, algo que debería hacernos recapacitar un poco. La función del colon consiste en deshidratar el contenido intestinal y hacer que la materia fecal avance para ser eliminada. Para lograrlo, existen distintos mecanismos de absorción y unos reflejos motores que dependen del sistema neuromuscular. Cuando estos estímulos nerviosos se alteran por cualquier razón, las funciones mecánicas y digestivas del colon se ven afectadas. Aún así, las causas exactas del Síndrome del Intestino Irritable son aún bastante desconocidas: algunas alergias alimentarias, infecciones, anomalías miométricas o alteraciones de ciertas hormonas digestivas parecen ser la causa de dicho síndrome, pero los estudios actuales no son concluyentes. Existen evidencias científicas de que algunos conservantes ricos en compuestos sulfurados pueden estimular el crecimiento o disminución de algunas bacterias, rompiendo el equilibrio bacteriano Pero, lo que sí sabemos con exactitud, es que el estrés psicológico afecta con claridad a nuestro intestino.

Tras visitar al médico especialista y descartar cualquier otra afección, se suele aconsejar el aumento de fibra soluble: calabaza, zanahorias, boniatos, chiribía, nabos, remolacha, avena... Hay que eliminar de nuestra dieta las grasas y todos los alimentos fritos, ya que producen hormonas que afectan directamente al intestino y aumentan su sensibilidad. Podemos tomar verduras, pero sin abusar del brócoli o la coliflor, ya que podrían provocarnos flatulencias. Es aconsejable no tomar fruta debido a la posible intolerancia con la fructosa, y eliminar de nuestra dieta alimentos como: la cebolla, el chocolate, los huevos, el gluten, la cafeína o el alcohol. Hay que comer despacio y masticar bien los alimentos, al igual que comer menos y más veces durante el día. En mi página web www.xavierturell.com tenéis una lista orientativa de los alimentos FODMAP (pulsa AQUÍ) que os puede ayudar a reducir los síntomas del Intestino Irritable u otras enfermedades inflamatorias intestinales. Aún así, insisto siempre en que cada persona es un mundo y que debe ir descubriendo por sí mismo qué alimentos son más beneficiosos y cuáles no.

Un buen diagnóstico
El Síndrome del Intestino Irritable es un trastorno que produce muchos síntomas, incluso fuera del ámbito del sistema digestivo: dolor torácico, náuseas, vómitos, aerofagia, meteorismo, sensación de saciedad precoz, cancerofobia, síntomas urinarios, ginecológicos como la dismenorrea, cefalea, insomnio, depresión... Recuerda: el médico será el encargado de realizar su valoración global e individual antes de determinar el diagnóstico adecuado. Ten en cuenta que todas las personas que padecen este síndrome sufren distintos síntomas, haciendo imprescindible ir al médico antes que sacar tus propias conclusiones y alarmarse innecesariamente.

Según la Medicina Tradicional China, el Síndrome del Intestino Irritable es una patología donde están implicados el hígado, el bazo y los intestinos. A grosso modo vemos dos opciones: cuando el hígado está en exceso debido al estrés o a causas psicológicas, el Qi de hígado se estanca e invade al bazo. Aquí encontramos más estreñimiento que diarrea, y las heces suelen ser más secas, en forma de bolas. O también ocurre que la debilidad del bazo permite que el Qi de hígado lo invada; aquí, hay más diarrea que estreñimiento y las heces serán más pastosas y alargadas. También el bazo puede sufrir humedad, con lo que las heces irán acompañadas de moco: "mucorrea". La acupuntura puede ayudar a mejorar el estancamiento de hígado y a tonificar el bazo, así como regular el movimiento peristáltico con los masajes abdominales.

Hierbas que pueden ayudarnos son: la manzanilla, que reduce o previene la irritación intestinal tomada después de las comidas; la salvia, si sufres más de diarrea, ya que tiene propiedades astringentes, tonifica el Qi de bazo y elimina el estancamiento; o el tomillo, ya que nos ayuda a hacer la digestión y a limpiar nuestro intestino de toxinas. Aún así, la mejor prevención de esta enfermedad es el control del estado emocional, evitar las situaciones que dan lugar a las crisis de irritabilidad, el estrés o la ansiedad. La mayoría de personas dirán que esto es muy fácil de decir y difícil de hacer, y, tendrán razón, entonces, lo importante será aprender a gestionar nuestras emociones y a comprender cómo nos afectan en nuestro día a día, antes que evadirnos de ellas. Pero eso, ya forma parte de un nuevo artículo...

Artículos relacionados: "El reflujo gástrico"


- Xavier Turell Nebot -
- MASAJISTA EN SABADELL -




Redes sociales:

Facebook espacio Google+ espacio Linkedin espacio Wordpress espacio espacio



©2016 Xavier Turell Nebot