Xavier Turell - Artículos -

Masajes y acupuntura en Sabadell



Xavier Turell

Hipopresivos




¿Una moda, o una nueva forma de fortalecer los abdominales?


La palabra hipopresivo viene del griego Hypo, que significa baja o menor, y del francés Pressive, que significa presión. Es decir, un ejercicio hipopresivo es aquel que al realizarlo provoca una disminución de la presión. Cuando realizamos cualquier ejercicio como: levantar pesos, pedalear, saltar o lanzar, aumenta la presión en nuestro abdomen; en el caso de los ejercicios hipopresivos, la disminuyen. No se trata de nada nuevo, los yoguis ya practicaban un ejercicio denominado Uddiyana Bandha que es muy parecido. Cuando, debido al sedentarismo o a las malas posturas, presionamos la faja abdominal o el suelo pélvico hacemos que estas zonas se vayan relajando cada vez más. Respecto a la faja abdominal nuestra barriga va saliendo hacia afuera y aparecen los problemas de espalda, mientras que en el suelo pélvico surge la incontinencia urinaria al mínimo esfuerzo (tos, saltos...). El tejido conjuntivo va perdiendo fuerza y los órganos van quedando "colgados", algo que contribuye a que aparezcan las hernias inguinales. El diafragma es un músculo que actúa en la base de los pulmones, pero que también se interrelaciona con el sistema circulatorio linfático, digestivo, respiratorio, neurovegetativo, sanguíneo y muscular; de ahí su gran importancia. Para que nuestro tronco esté alineado y mantenga un buen estado de salud, es fundamental que el diafragma, la faja abdominal y el suelo pélvico estén fortalecidos.

¿Qué hace que tengamos una faja ineficaz? En el caso de las mujeres, haber pasado por uno o varios embarazos. Piensa que durante muchos meses la mujer ha distendido toda la zona para dar cabida a su hijo, por lo que será necesario reeducar su tejido conectivo para recuperar el sostén anterior al embarazo. En el posparto, estos ejercicios ayudan a la recuperación postural, estabilizando la columna. Reducen el dolor lumbar ya que, al entrenar los músculos centrales del cuerpo y fortalecer la parte anterior, logramos relajar la parte posterior por compensación natural. Mejora la diástasis abdominal, esa separación de los músculos rectos del abdomen, ya que fortalecen la línea alba. Tonifican la musculatura abdominal y recuperan el tono muscular del suelo pélvico. Aquí, debo hacer una breve apreciación. Son muchas las personas que hacen Qi Gong o Tai Chi a la que se les enseña a apretar o tirar del suelo pélvico hacia arriba con el fin de fortalecer la musculatura. Es importante remarcar que lo importante del suelo pélvico es que mantenga un buen tono, no que esté fuerte, pues tan malo es su flacidez como todo lo contrario. Suelo encontrarme a menudo con personas que, para disminuir los síntomas de la incontinencia urinaria lo antes posible, se pasan todo el día realizando ejercicios. Cuidado, si nunca hemos hecho nada para cuidarnos hasta ahora, ¡no lograremos resultados en dos días! Realizar ejercicios hipopresivos durante media hora, o 20 minutos, tres días a la semana será más que suficiente. Por último, los hipopresivos ayudan a la recolocación visceral al realizar un efecto de succión, de ascenso visceral y reducen la presión intraabdominal. Esto contribuye a un aumento del movimiento peristáltico, mejorando los síntomas del estreñimiento.

¿Una nueva moda?
Los hipopresivos se pusieron de moda hace tiempo debido a que reducen el tamaño de la cintura, algo que es cierto. Pero la finalidad de estos ejercicios, al igual que de muchos otros, es fortalecer la faja abdominal y el suelo pélvico. Las personas con unos kilos de más podrán aprovechar estos ejercicios para mejorar su silueta, pero es imprescindible tener en cuenta otros factores como la alimentación, el estrés, el tema hormonal... Cada persona es un mundo distinto y por ello, hay que valorar a cada paciente de forma individual. Si queréis saber cómo hacer los hipopresivos, preguntad en algún gimnasio o centro de yoga y buscad a un buen profesional que os enseñe.

¿Quién puede realizar estos ejercicios? No todo el mundo. Las mujeres embarazadas no deben realizar hipopresivos por una cuestión de lógica y sentido común. Pero no debemos olvidar que son un buen ejercicio para recuperarse tras el parto. Lo adecuado sería hacer cuarenta días de reposo e ir retomando la actividad normal junto con los ejercicios. Las personas que tienen hipertensión pueden realizarlos, pero es importante que sean controlados a través de distintos chequeos periódicos sobre su sistema cardiovascular, por ejemplo. Los resultados se notan en poco tiempo pero debemos ser constantes y ejercitarnos todos los días; sí, he dicho para siempre, pues si abandonamos una zona muscular ésta se debilitará de nuevo y, todo lo que hayamos avanzado a lo largo de los años, lo perderemos en poco tiempo. Aún así, ¡el esfuerzo valdrá la pena!


- Xavier Turell Nebot -
- MASAJISTA EN SABADELL -




Redes sociales:

Facebook espacio Google+ espacio Linkedin espacio Wordpress espacio espacio



©2016 Xavier Turell Nebot