Xavier Turell - Artículos -

Masajes y acupuntura en Sabadell



Xavier Turell

Las contracturas




¿Te sientes rígido¿ ¿Te duele la musculatura? Una forma natural de abordar las molestias


La espalda te sigue doliendo, las molestias de tu último entrenamiento siguen allí y el dolor del codo se niega a desaparecer. Has ido al médico y sabes que no hay nada roto, nada grave, pero el dolor persiste. Has oído hablar de la medicina natural y, por ello, te has puesto: frío, calor, vendas, protecciones, cremas; vaya, que lo has probado todo. Quizá lo que necesites sea ir a ver a un buen profesional pero, hay tantos y tantas técnicas distintas que no sabes qué hacer. Veamos qué es una contractura y cómo te pueden ayudar los distintos masajes terapéuticos.

Es importante señalar que nuestro principal objetivo es ayudar, y para ello hay que tener en cuenta que cada persona es distinta y que ningún terapeuta hace milagros. Una contractura es la contracción sostenida de un músculo en ausencia de una estimulación voluntaria. Suele aparecer debido a una fatiga mecánica, cuando se exige al músculo un trabajo superior al que puede realizar. Un excesivo estiramiento puede llegar a producir también un efecto rebote de contracción. Las malas posturas, la tendinitis o las hernias discales, favorecen que unos grupos musculares trabajen más que otros, se sobrecarguen, y se conviertan en contracturas. ¿Qué masaje o técnicas pueden ayudarnos? El quiromasaje es un masaje que manipula los tejidos blandos del cuerpo con fines terapéuticos mediante un sistema manual que incluye deslizar, amasar, presionar, friccionar o golpear suavemente. El grado de presión que se ejercerá dependerá del aguante del paciente, pero sobretodo de la información que los tejidos y la musculatura transmitan al terapeuta: dureza, resistencia... La intensidad con la que se efectúa el masaje dependerá del resultado que busquemos: un masaje suave sólo nos relajará, uno más intenso trabajará las capas musculares más profundas y nos irá perfecto para trabajar las contracturas, siendo también mucho más terapéutico; mientras que uno vigoroso activará nuestra circulación sanguínea y estará especialmente indicado para deportistas. Un terapeuta nunca hace el mismo masaje a todo el mundo, sino que se adapta a las necesidades del paciente, de hecho, incluso cada sesión varía según su evolución. El masaje se ha empleado tradicionalmente para tratar la musculatura, mejorar la circulación, ayudar al sistema linfático, eliminar toxinas y además nos produce un efecto relajante que nos ayudará a dormir mejor. Cuando utilizamos un músculo en exceso éste tiende a contraerse y a fatigarse, así que el masaje será más específico. En esas zonas donde el músculo se encuentra agarrotado solemos encontrar un punto más doloroso que incluso irradia el dolor hacia otras zonas lejanas del cuerpo, es lo que se conoce actualmente como puntos gatillo. Esa es la causa específica de porqué algunas veces trabajamos el músculo trapecio cuando existe dolor alrededor de los ojos y los oídos o hay fuertes dolores de cabeza. Curiosamente, muchos de esos puntos coinciden con puntos de acupuntura que nos ayudan a resolver el dolor que se encuentra en esas zonas reflejas.

El shiatsu es un masaje japonés que aplica una presión perpendicular sobre distintos puntos de nuestro cuerpo. Es un masaje más lento, más relajante, pero al mismo tiempo más profundo y eficaz. Tiene sus raíces en la medicina tradicional china, en la teoría de los meridianos y en la circulación del Qi, eliminando determinados bloqueos. A lo largo de los años he ido viendo que se obtienen buenos resultados en personas con un alto nivel de estrés, pues la presión incide directamente sobre el sistema nervioso autónomo liberando endorfinas y encefalinas, que son analgésicos naturales del cuerpo. Suele ir muy bien para tratar esos puntos gatillo que antes mencionaba, pero no es suficiente para quitar una fuerte contractura si no se complementa con otras técnicas. Una poco conocida es sin duda el masaje abdominal. Cuando el shiatsu se realiza en el abdomen, estimula nuestro organismo y restablece el movimiento peristáltico, mejorando nuestro sistema inmunológico. Puede parecer que masajear esa zona no tenga nada que ver con las contracturas de las que hablábamos, pero la realidad es que es muy eficaz para aliviar las hernias discales o cualquier problema lumbar, pues hay una relación directa con la columna.

La acupuntura es muy útil, pero en estos casos necesita del masaje y la moxibustión para que su efecto sea óptimo, aumentando su efectividad con la electro-acupuntura. Actualmente, una de las técnicas que se usa bastante es la punción seca. Se trata de una técnica invasiva que se basa en introducir una aguja de acupuntura en el cuerpo con el fin de desactivar los puntos gatillo. Es una técnica algo dolorosa, rápida y efectiva, si se ejecuta por un buen profesional. Otra técnica que se complementa con los masajes y que suelo usar bastante son las ventosas. Su capacidad para relajar la zona muscular en muy poco tiempo es inmejorable y contribuye a que podamos realizar un masaje más profundo y más beneficioso en cada sesión. Son excelentes cuando hay contracturas difíciles de tratar y el alivio es casi instantáneo.

Como veis, son muchas las técnicas a las que podemos recurrir para aliviar nuestras molestias: la osteopatía, el stretching, el masaje profundo transverso, la técnica Alexander, etc. Pero lo más importante es conocer su origen, e intentar no caer de nuevo en el mismo error una y otra vez. Si haces un movimiento repetitivo en tu trabajo y no dedicas unos minutos al día a relajar esa zona, al final te dolerá. Podrás ir al médico o al fisioterapeuta pero, si no cambias tus hábitos, el dolor nunca desaparecerá. Ya lo ves: el precio que hay que pagar para que tu cuerpo te respete, es cuidarlo un poco más.

La función principal de las terapias alternativas no es curar a las personas, sino aliviar los síntomas que producen algunos de sus trastornos, facilitando así el autoconocimiento. Ante un dolor muy intenso que persiste es necesario ir al médico para que realice un buen diagnóstico. Es cierto que algunas terapias dan muy buenos resultados y que la ciencia apoya cada vez más sus métodos, pero no podemos dar la espalda a la medicina occidental y a tantos profesionales. La unión de ambos puntos de vista, nos está dando cada vez un futuro más alentador.


- Xavier Turell Nebot -
- MASAJISTA EN SABADELL -




Redes sociales:

Facebook espacio Google+ espacio Linkedin espacio Wordpress espacio espacio



©2016 Xavier Turell Nebot