Xavier Turell - Artículos -

Masajes y acupuntura en Sabadell



Xavier Turell

Los cambios de estación




¿Cómo nos afectan los cambios de estación? Cada etapa del año puede alterar nuestra salud de diferente manera. ¡Aprende a controlarlos!


Los antiguos chinos creían que las estaciones del año tenían un efecto cíclico y profundo en el desarrollo y el bienestar del ser humano. Por esa razón, solían nutrir el Yang en primavera y en verano, y el Yin en otoño e invierno. Desgraciadamente la mayoría de las personas han ido abandonando esa sensibilidad hacia el medio que nos rodea, rompiendo la regla que une nuestro interior con el medio exterior. Hagamos un repaso de la importancia de este hecho:

La primavera es la estación del florecimiento y la expansión; rige el crecimiento, el desarrollo, los impulsos, los deseos, las ambiciones y, sobre todo, la creatividad. Tiene una relación directa con el hígado y la vesícula biliar, con el color verde y el sabor ácido. La energía del hígado debe fluir libremente en todas direcciones. Comidas copiosas, la grasa, el alcohol, al igual que la ira o cualquier tipo de emoción reprimida provocará su estancamiento. Como prevalece el ascenso de Yang, síntomas como la sequedad ocular o el dolor de cabeza suelen ser bastante comunes, aunque también lo son los calambres, el dolor abdominal (como en el caso de la dismenorrea), fragilidad de las uñas, irritabilidad, impaciencia, etc. Muchas horas frente a la pantalla del ordenador o de los teléfonos móviles, por ejemplo, agotan la energía del hígado, siendo necesario cuidar nuestra vista a través de masajes o baños con Eufrasia todos los días. Las plantas que suelen usarse más en esta estación son el diente de león, el boldo, la angélica, al cardo mariano o el romero.

El verano representa al elemento Fuego y tiene una correspondencia directa con el corazón y el intestino delgado y, por ello, nos enrojecemos con facilidad, nos pesan las piernas y las venas se dilatan; sudamos con más frecuencia y sufrimos más hinchazones. Cuando en esta época no se controla el Yang y asciende en exceso nos encontramos con el clásico golpe de calor muy característico en verano: caída repentina, cara roja y sudor extremo. En verano, se suelen usar plantas como: la pasiflora, la milenrama, el sauzgatillo...

¿Cuatro o cinco estaciones?
Según la Medicina Tradicional China, el año se divide en cinco estaciones, esta quinta estación corresponde al bazo chino. Las estaciones no empiezan y terminan en un día concreto, sino que se van transformando lentamente, y es precisamente esta quinta estación, la que permite el traspaso de una hacia la otra. Por eso, en Medicina Tradicional China tratamos el bazo unas semanas antes de que llegue la siguiente estación, ya sea con acupuntura, fitoterapia o la alimentación. En primavera y otoño, cuando la energía Yang o Yin comienza su expansión, es también donde solemos realizar dietas depurativas para limpiar nuestro organismo.
El otoño corresponde al elemento metal. Es la estación de la cosecha, una época para agrupar y prepararnos para el frío invierno. En esta época del año prevalece la sequedad, que tiene un efecto deshidratante y astringente perjudicando a los líquidos orgánicos, provocando síntomas como: sed, sequedad en la piel, nariz, labios y garganta; incluso puede dar comezón. Como curiosidad, deciros que las personas delgadas son las que suelen tener una condición más seca. Para contrarrestar este efecto debemos aumentar los alimentos más húmedos: tofu, tempeh, espinacas, cebada, mijo, manzanas, algas marinas, huevos, etc. teniendo especial cuidado con los alimentos amargos y aromáticos. Así mismo, pondremos un poco de sal en las comidas. El otoño está relacionado con el pulmón y el intestino delgado. Las personas con el pulmón débil intentan reprimir su tristeza y, a la larga, los pulmones se congestionan y no dispersan el Qi de forma libre. La acupuntura ayuda a liberar las emociones, la psicología (realizada siempre por un buen profesional) nos ayudará a afrontar y a superar esos bloqueos emocionales (algo que nuestro hígado también agradecerá) y, ejercicios de respiración como los que se efectúan en Qi Gong o en ciertas prácticas meditativas, contribuirán a activar la circulación del Qi. Cuando el pulmón no está sano, encontramos sequedad, moco excesivo en las membranas, congestión nasal, gripes frecuentes y susceptibilidad a contagios e infecciones. Si nos encontramos bien será mejor tomar alimentos de naturaleza neutra y templada: arroz, cebada, avena, pipas de girasol, calabaza, nueces, castañas, legumbres, pescado blanco y azul, algas, sin olvidar las cebollas, el nabo, el jengibre... Las cocciones serán más largas, con más fuego y más presión: guisados, estofados, plancha, algún horneado, sopas, hervidos... y evitaremos los alimentos de naturaleza fría o fresca. En otoño se suelen tomar infusiones de: abedul, eucalipto, malvavisco, pulmonaria, jengibre o el cardo bendito.

El invierno corresponde al elemento agua, época de máxima interiorización, la más Yin del año y con los días más cortos y fríos. Corresponde al riñón y a la vejiga, y es por eso que es tan importante mantener la zona lumbar bien abrigada en esta época. Se recomiendan alimentos de naturaleza neutra, templada y algo calientes. Alimentos de mar, en especial las algas. Realizar cocciones largas: sopas, guisados, horneados, olla a presión, plancha... Evitad todos los alimentos de naturaleza fría. En esta época, se suelen tomar plantas como: el enebro, el clavo, el ginseng o la milenrama la vara de oro.


- Xavier Turell Nebot -
- MASAJISTA EN SABADELL -




Redes sociales:

Facebook espacio Google+ espacio Linkedin espacio Wordpress espacio espacio



©2016 Xavier Turell Nebot